Tú conservador Pues yo más

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Washington- En su último cuerpo a cuerpo antes del «Supermartes», John McCain y Mitt Romney intercambiaron cáusticas puñaladas acusándose el uno al otro de no ser republicanos puros, es decir, del linaje y la ortodoxia «made in Ronald Reagan». Además de su madera conservadora, los candidatos a la nominación republicana repasaron su capacidad para dirigir el país, la contienda en Irak y la guerra sucia en la campaña. Con ellos, los otros aspirantes aún en liza, Mike Huckabee y Ron Paul, parecieron más irrelevantes que nunca.

El debate televisivo tuvo lugar en la biblioteca-museo del ex presidente Reagan en Simi Valley, California. Con el imponente avión «Air Force One» de fondo, el ex gobernador de Massachusetts criticó al senador McCain por saltarse los principios ideológicos de su partido, especialmente por su posición moderada respecto a la inmigración y el cambio climático. «Si consigues que "The New York Times"te apoye es que probablemente no seas un conservador», ironizó Romney, en referencia al editorial que el liberal rotativo escribió a favor de su rival.

El momento más tenso de la noche se produjo cuando el empresario mormón denunció que McCain había empleado «trucos sucios» en los días previos a la cita electoral de Florida al acusarle de favorecer una fecha de retirada para las tropas estadounidense en Irak. «Tal afirmación es ofensiva y absolutamente incierta», insistió Romney. «Es un intento de practicar la clásica política de Washington, en la que se lanza una acusación independientemente de que sea verdad o mentira para que la recoja la prensa», añadió.

McCain, sin embargo, no pareció inmutarse. «Claro que has apoyado un calendario de salida de Irak», defendió. «Calendario es una palabra tras la que se ocultan quienes desean la salida de Irak».

Ambos candidatos, que el próximo martes se baten en 21 estados a la vez, se enredaron también en una discusión sobre quién está más preparado para ser presidente. «Yo sé ser un líder», afirmó el veterano de Vietnam, distanciándose del multimillonario empresario, que nunca ha servido en el Ejército. «Yo dirigí el mayor escuadrón de la marina estadounidense, y lo hice por patriotismo, no por los beneficios», disparó.