Una de cada tres mujeres que abortan ya lo ha hecho antes

Una de cada tres mujeres que abortan ya lo ha hecho antes
Una de cada tres mujeres que abortan ya lo ha hecho antes

madrid- Una de cada tres mujeres que abortan ya lo ha hecho antes. En la franja de edad de 15 a 19 años, un 13 por ciento de las chicas que interrumpen su embarazo es reincidente. Estas estadísticas constatan lo que los psiquiatras conocen como «aborto de repetición», uno de los trastornos psíquicos descritos en mujeres que han interrumpido su embarazo voluntariamente y cuya incidencia podría dispararse con la futura ley de plazos, con libertad para abortar hasta la semana 14 de gestación. La necesidad de volver a pasar por el trauma del aborto tiene varias explicaciones desde el punto de vista psiquiátrico. Una causa sería el trastorno de la personalidad, que se desencadena por una «rotura en el proceso de madurez que produce la primera interrupción del embarazo», comenta el psiquiatra Jesús Poveda. Trauma y remordimientos En otros casos, la mujer busca una nueva gestación como solución a los remordimientos que le produce el haber abortado, pero ante la tesitura de tener un bebé, reinciden. Por último, hay casos en los que la fémina repite el trauma para autocastigarse. En definitiva, el aborto produce más aborto. «La repetición es un síntoma de que no soluciona problemas, sino que los produce. Es echar gasolina para apagar un fuego», ejemplifica Poveda. Si hay una población especialmente vulnerable a sufrir las consecuencias psíquicas de un aborto, ésta es la adolescente. La experiencia profesional constata que en muchos casos el síndrome postaborto -un cuadro clínico descrito que produce hasta 15 síntomas mentales diferentes- puede aparecer décadas más tarde y por otros motivos. En estos casos puede aparecer enmascarado por una depresión, «salta por cualquier lado, pero rascas un poco y el trauma del aborto está ahí, es lo que explica todo», dice la psicóloga Beatriz Mariscal, de la Asociación Víctimas del Aborto. La atención psicológica a las menores que hanabortado tiene un punto fundamental, en el que todos los profesionales coinciden: que acudan con sus padres como punto de apoyo afectivo. Sin embargo, los expertos coinciden en que «la nueva ley las deja solas. Las desprotege», dice Mariscal. Por su parte, la psicóloga Paloma de Cendra, coincide en que «la ley invita a no consultar a que decidan impulsivamente». En la misma línea se manifestó ayer la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, que calificó de «aberrante» que «niñas de 16 años» puedan abortar sin el consentimiento de los padres. De Cospedal aseguró que la reforma de la ley del aborto «no es necesaria porque no existe una demanda social», informa Ep, y avanzó que su formación no descarta presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional cuando la norma esté aprobada.