Una decena de héroes

Alguersuari será el décimo piloto español que compita en el Mundial de Fórmula Uno; su debut, este domingo

Una decena de héroes
Una decena de héroes

Madrid-España está de moda en la Fórmula-1 y no sólo porque sea el único país que ostenta dos Grandes Premios en una misma temporada, el de Cataluña y el de Valencia. Fernando Alonso lideró el relevo generacional y terminó con la supremacía de Michael Schumacher, que acabó claudicando ante la evidencia de que a los 37 años no podía luchar contra «ciclones» como Raikkonen, Massa y, sobre todo, el asturiano. Fernando no está ahora en su mejor momento, pero en estos días un joven catalán le ha robado algo de protagonismo. Jaime Alguersuari debutará el domingo, en el Gran Premio de Hungría, y se convertirá en el décimo español en alcanzar la categoría reina del automovilismo. El primero en competir en la F-1 fue Paco Godia, que lo hizo con un Maserati en la segunda edición del campeonato. Después se incorporó el mítico Marqués de Portago, a los mandos de un Ferrari. En aquellos años no existían equipos oficiales y los pilotos corrían con máquinas que compraban al fabricante. Alfonso Portago, poco después, fallecería en un accidente. Alex Soler Roig disputó nueve grandes premios con tres coches diferentes: Lotus, March y BRM. Por lo general, eran monoplazas de temporadas anteriores y de poca competitividad. A finales de los 70, Emilio de Villota tomó parte en 14 carreras con un McLaren. En la actualidad, el madrileño es propietario de uno de los mejores equipos de Fórmula-3 española y de una escuela de conducción, por la que han pasado los mejores pilotos nacionales de los últimos años. Después de una sequía de once años, Adrián Campos llegó a la Fórmula Uno de la mano de Minardi, y de un gran patrocinador, la desaparecida marca de ropa Lois. Adrián abrió el camino de nuevo y ayudó un año más tarde a Luis Pérez Sala a debutar en la categoría reina. El catalán no tuvo suerte en Minardi, aunque llegó a conseguir un punto en el Gran Premio de Gran Bretaña, en Silverstone. Ahora, y después de los éxitos de Fernando Alonso, el logro puede parecer poco; pero en aquella época significó toda una conquista. Años más tarde otro dúo aterrizó en el campeonato: Pedro de la Rosa y Marc Gené. Los dos lo hicieron en equipos mediocres, pero De la Rosa fue capaz de puntuar en la primera carrera que corrió. Más tarde fichó por Jaguar y parecía que todo podía cambiar; sin embargo, el coche resultó un completo desastre. Además, el jefe era Niki Lauda y la relación entre ambos se tensó, sobre todo cuando Lauda, convencido de que los malos eran los pilotos y no el coche, llamó a una joven figura para que probara el Jaguar. Aquel chico era Fernando Alonso, que rodó con el coche de De la Rosa en Silverstone. Más tarde, Alonso arrolló en la Fórmula-1. El domingo será el turno de Alguersuari.

«El nuevo», sin presiónJaime Alguersuari está tranquilo ante su estreno en la Fórmula Uno. «El objetivo es acabar la carrera. No tengo ninguna presión. Nada que perder y nada que ganar. Sólo tengo que conducir, pasarlo bien y aprender. Ya hablaremos de ganar y podios más adelante», dijo el nuevo piloto de Toro Rosso. Sobre las opiniones contrarias de algunos pilotos por su juventud e inexperiencia, Alguersuari reconoció que le falta experiencia, pero no quiso más polémicas. El joven piloto considera que su llegada a la Fórmula-1 es adecuada, ya que se produce a través de «un programa de formación muy estricto», como es el de Red Bull. «Mi nombre ha salido de una selección y, al fin y al cabo, ese programa que me ha llevado a la Fórmula-1 es uno de los mejores del mundo. Son 20 pilotos los que corren aquí y hay que aprovechar la ocasión», comentó.