Uribe vía libre para un tercer mandato

Por 62 votos a cinco, el Senado dio la opción a Uribe para presentarse. El 85% de los colombianos lo apoyaría en las urnas.

Al final todo depende de Álvaro Uribe, que no termina de desojar la margarita. Sin que el presidente colombiano defina claramente si optará a una segunda reelección, el Senado, de forma paralela, dio el pistoletazo de salida. La Cámara aprobó, por 62 votos contra cinco, un controvertido proyecto presentado por uno de los partidos de la coalición derechista de gobierno para que Uribe pueda ser otra vez candidato mediante un referéndum en el que los colombianos modificarían la Constitución.Los votos en contra no fueron más porque los partidos de la oposición, el Liberal y el Polo Democrático Alternativo, se retiraron del plenario no sin antes dejar constancia del peligro que ven para la democracia. Algunos de sus dirigentes no dudan en señalar que una perpetuación del jefe de Estado en el poder equivale a una «dictadura». Además, el trámite del proyecto no ha estado exento de polémica, pues denuncias ante el Consejo Nacional Electoral hablan de posibles irregularidades en su financiación.Camino de espinasLa llamada «aplanadora uribista» en el Congreso hacía pensar que la propuesta no tendría mayor obstáculo. Sin embargo, el proyecto debe superar ahora un tramo no previsto, pues la aprobación de textos diferentes en el Senado y la Cámara de Representantes obliga a convocar una Comisión de Conciliación. Tal vez en su afán por presentar el proyecto, los promotores de la consulta popular redactaron de forma confusa el texto y plantearon una reelección de Uribe para el periodo 2014-2018. El Senado lo modificó para que sea para 2010-2014. Además, se necesita un informe de la Corte Constitucional, pero varios observadores dicen que ese tribunal tiene ahora una conformación «uribista». La última cita estará en las urnas.Sí quiero, no quieroEl saliente ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, asegura que antes de octubre el presidente Álvaro Uribe decidirá si busca o no una segunda reelección consecutiva, aunque él tiene la intuición de que no lo hará. Santos abandonó el cargo para poder optar a la presidencia.«Si el presidente decide lanzarse, cuenta con todo mi apoyo, y si decide no lanzarse, yo seré candidato», dijo el ex ministro. Santos sería el perfecto «plan B» del oficialismo, en caso de fracasar el posible referendo.Por su parte, Uribe asegura que no pretende perpetuarse en el poder, aunque sí quiere que sus políticas, especialmente la ofensiva contra la guerrilla, sean «reelegidas» en los comicios de mayo de 2010. «Pasemos a la otra pregunta», es una frase que suele usar como comodín cuando algún periodista le pregunta si se quiere postular a un tercer mandato como presidente de Colombia.