El ADN permite resolver el caso de una niña secuestrada, violada y asesinada hace 36 años

Christine Jessop, de 9 años, desapareció de su casa el 3 de octubre de 1984 y su cuerpo fue encontrado tres meses después a más de 50 kilómetros de su casa

Christine Jessop, de 9 años, fue secuestrada de su casa en el área metropolitana de Toronto el 3 de octubre de 1984 antes de ser violada y asesinada hace más de 36 años. El caso se cerró porque no fue posible identificar al responsable. Ahora, el ADN ha permitido encontrar al culpable.

Según publican los medios locales Calvin Hoover, un vecino de la familia, cometió el crimen pero no se le puede juzgar por ello porque se suicidó en el año 2015. El jefe de la policía de Toronto, James Ramer, dijo que las autoridades identificaron mediante análisis de ADN a la persona a la que pertenecía el semen encontrado en la ropa interior de Christine. Este análisis se realizó el pasado 9 de octubre y los resultados ha determinado que pertenecía a Hoover, que tenía 28 años en el momento del asesinato y que era conocido por la familia Jessop. de hecho, pudo haber sido compañero de trabajo del padre de la menor.

“No hay ganador en esta historia”, dijo Ramer, que calificó el anuncio como un paso adelante para hacer justicia. Christine fue descrita como una niña que amaba la vida, a su familia, la escuela y los deportes.

Según Ramer, el historial criminal del asesino contenía una anotación sobre su relación con la familia pero los investigadores no la tuvieron en cuenta. De hecho, nunca fue considerado sospechoso.

El cuerpo de Christine Jessop fue encontrado el 31 de diciembre de 1984 en una zona boscosa de Sunderland (Ontario), a más de 50 kilómetros de su casa en Queensville.

El jefe de policía interino de Toronto explicó que se tomó una muestra de ADN de las exhibiciones y se envió a un laboratorio en los Estados Unidos con tecnología avanzada y el sistema finalmente dio el nombre de Calvin Hoover a través de un proceso que involucra la genealogía genética.

Cuando el nombre de Calvin Hoover salió a la luz en el laboratorio de EE UU, el centro de Ontario, que tenía una muestra que coincidía con el asesino, comparó las dos muestras y encontró una coincidencia.

Pero en el proceso de investigación del caso, se acusó de la muerte de Christine a otro vecino, Guy Paul Morin, que fue absuelto en primera instancia pero condenado en una segunda vista. Los avances en el análisis de ADN hicieron posible su liberación en 1995. Tras conocerse los resultados de ADN, la policía visitó su casa para compartir con él la información. “Los oficiales me dijeron: ‘solo queremos disculparnos por lo que le ha sucedido a lo largo de los años. Hemos encontrado a la persona responsable del asesinato de Christine Jessop’”, dijo Morin.

Morin fue condenado a cadena perpetua en 1985 y pasó 30 años en la cárcel por un crimen que no cometió. El gobierno de Ontario pagó por ello una indemnización de 800.000 euros.

“Puedo decir que estoy feliz de que hayan encontrado al responsable por la tranquilidad de la familia Jessop” y agregó que estaba “aliviado de que mi nombre ahora pueda ser limpiado para siempre. Esto es algo que siempre he esperado… el sistema de justicia me ha fallado, pero la ciencia me ha salvado".

El padre de la víctima, Bob Jessop, mencionó que se sintió disgustado por la noticia. La madre, Janet Jessop, también se sorprendió. “A medida que envejece, comienza a preguntarse cuándo van a suceder las cosas o si van a suceder. Afortunadamente, sucedió, pero sigue siendo un shock. Un shock bastante fuerte, de hecho”, afirmó Janet.

La policía de Toronto ha confirmado que se han reunido con familiares de Calvin Hoover, que se mostraron “molestos y sorprendidos”, dijo Meaghan Gray, portavoz de la Policía de Toronto al canal CBC.

Esta es todavía una investigación en curso, aunque el giro de los acontecimientos es increíble. Esta identificación positiva sigue siendo muy importante. Ha generado una serie de nuevas preguntas que nuestros investigadores están analizando activamente.

La policía ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que colaboren en reconstruir la línea de tiempo de la vida del asesino, Calvin Hoover, entre 1984 y 2015.