Amenazan con secuestrar a más turcos en el Líbano tras el rapto de los dos pilotos

Clanes chiíes libaneses amenazaron hoy con secuestrar a ciudadanos turcos en el Líbano si las autoridades no liberan a uno de los suyos, detenido ayer por su supuesta implicación en el rapto de dos pilotos turcos el pasado viernes.

"Cualquier ciudadano turco en las calles de Beirut será blanco de las familias de los rehenes", declaró a la televisión Al Yadid Hayat Awali, portavoz de las familias de los nueve peregrinos chiíes secuestrados en Siria en mayo de 2012.

A consecuencia de este rapto, se produjo una ola de secuestros de sirios y también de ciudadanos turcos en el Líbano, ya que los clanes chiíes acusaron a Ankara de dilatar su mediación para lograr la liberación de sus familiares.

Fuentes policiales dijeron hoy a Efe que reforzaron la seguridad en la Embajada de Turquía y en otros lugares donde los turcos pueden ser objetivo de ataques en el Líbano, como las oficinas de Turkish Airlines y el centro cultural de ese país.

Antes de lanzar estas amenazas, las familias de los rehenes chiíes celebraron hoy una reunión al no lograr la liberación de Mohamad Saleh.

Saleh fue arrestado ayer por los servicios de Inteligencia de la Policía por su presunta implicación en el secuestro de dos pilotos de Turkish Airlines cuando viajaban desde del aeropuerto internacional de Beirut hacia el centro de la ciudad, donde iban a alojarse.

Un grupo desconocido autodenominado "Visitantes del Imán Reza"reivindicó el rapto y advirtió a Ankara de que los dos secuestrados "no serán liberados antes del regreso de los rehenes libaneses en Siria".

El periódico Daily Star, citando fuentes judiciales, afirmó hoy que el secuestro de los dos pilotos turcos fue organizado por Ali Saleh, hijo de uno de los libaneses secuestrados en Siria.