Cao de Benós: «Esto no tiene nada que ver con tráfico de armas ni con Corea»

El «embajador» de Corea del Norte, en libertad pero tendrá que ir al juzgado cada 15 días

Alejandro Cao de Benó fue detenido por Guardia Civil en Tarragona en una operación contra el tráfico de armas prohibidas
Alejandro Cao de Benó fue detenido por Guardia Civil en Tarragona en una operación contra el tráfico de armas prohibidas

Alejandro Cao de Benós, el tarraconense que ejerce de delegado especial del Comité de Relaciones Culturales con el Extranjero del régimen norcoreano, ha asegurado hoy a Efe que el caso por el que ha sido detenido "no tiene nada que ver ni con el tráfico de armas ni con Corea del Norte".

En sus primeras declaraciones tras salir el libertad con cargos por posesión ilícita de armas, Cao de Benós ha explicado que se ha acogido a su derecho a no declarar esta mañana ante el juez.

Dado que el caso se encuentra bajo secreto de sumario, ha evitado explicar los detalles por los que fue detenido ayer, si bien ha querido aclarar que "en absoluto"se trata de una trama que "trafique con armas"ni que esté relacionada con Corea del Norte.

La juez ha acordado dejar en libertad con cargos por posesión ilícita de armas a Cao de Benós, aunque le ha obligado a comparecer quincenalmente en el juzgado de instrucción número 3 de Totana. que ordenó su detención.

Cao de Benós ha comparecido hoy como investigado por un delito de posesión ilícita de armas ante el titular del juzgado de instrucción número 8 de El Vendrell (Tarragona), en funciones de guardia, aunque se ha acogido a su derecho a no declarar.

Ahora, Cao de Benós deberá comparecer cada quince días ante el juzgado de Totana, que dirige la investigación en la que ayer la Guardia Civil detuvo a otras once personas en toda España en una operación contra el tráfico de armas prohibidas.

Según fuentes oficiales, la presunta organización compraba armas detonadoras legales por internet y después las manipulaba para transformarlas en prohibidas y de fuego real.

Cao de Benós, nacido en 1974 en Tarragona y con orígenes aristocráticos, es desde hace más de una década el único occidental que ejerce de delegado especial del gobierno norcoreano, bajo las órdenes del Comité de Relaciones Culturales con el Extranjero.

Recientemente, impulsó en un sótano del centro de Tarragona, a través de la Asociación de Amistad con Corea -KFA, según sus siglas en inglés- el primer club social de fieles a Corea del Norte en honor al régimen norcoreano.

Efe