Comienza la tregua navideña de las FARC en Colombia

La tregua unilateral de 30 días declarada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con motivo de las festividades navideñas comenzó hoy mientras que el Gobierno mantiene sus operaciones militares contra esa guerrilla.

Transcurridas las primeras doce horas desde el inicio del cese de las hostilidades que las FARC fijaron para las 00.00 hora local de este domingo, ni las autoridades ni los medios de comunicación habían reportado incidentes con el grupo armado o ataques en Colombia.

El último hecho de violencia relacionado con el conflicto armado antes de la tregua fue el asesinato el sábado del comandante de la oficina de Policía de La Vega, en el departamento del Cauca, el subcomisario Juan Carlos Guerrero Medina, quien recibió un disparo en la cabeza, hecho cuyo autor se desconoce.

Según el comandante de la Policía del Cauca, coronel Ramiro Iván Pérez, se investiga si ese asesinato fue cometido por las FARC, grupo que actúa en esa región colombiana.

Fue precisamente después de un ataque con explosivos contra la oficina de Policía de Inzá (Cauca), que causó nueve muertos, entre ellos tres civiles, cuando las FARC anunciaron el pasado domingo el inicio de la tregua a partir de hoy.

"De manera unilateral, procedemos a ordenar a todas nuestras unidades guerrilleras y milicianas un cese de fuegos y hostilidades por 30 días a partir de las 00.00 horas del próximo 15 de diciembre, correspondiendo así a un hondo clamor nacional", expresaron las FARC en el comunicado de hace una semana.

Desde entonces ese grupo guerrillero, que negocia en La Habana un acuerdo de paz con el Gobierno, no se ha manifestado sobre la tregua.

El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, en una entrevista con Efe, saludó hoy esa tregua insurgente, y dijo que después de cincuenta años de violencia hay "una voluntad real"de ese grupo armado de buscar la paz.

"Me parece un gesto de buena voluntad enorme de parte de las FARC que yo valoro como Fiscal General de la Nación", dijo Montealegre en la entrevista.

Colectivos que promueven la paz y políticos de varias vertientes también saludaron el sábado la iniciativa de las FARC mediante una carta en la que expresaron su deseo de que "ojalá fuera indefinido"el cese de las hostilidades.

Las FARC, al hacer el anuncio de tregua, advirtieron de que actuarán si son atacados y que responderán "sin dilación alguna"a cualquier operación de las Fuerzas Armadas, al tiempo que manifestaron su deseo de que el Gobierno responda "ordenando un alto en su ofensiva".

Sin embargo, esa posibilidad nunca ha estado en los planes del Gobierno, que ha reiterado que no detendrá su ofensiva contra los grupos ilegales porque ha sido mediante la presión militar como se ha logrado llevar a la guerrilla a la mesa de negociación para tratar de poner fin a medio siglo de conflicto armado.

"Somos optimistas de que esa paz se pueda lograr. Pero para lograrla necesitamos continuar con la ofensiva, necesitamos mantener la presión hasta el último día. Porque todavía el camino por recorrer es un camino largo, lleno de obstáculos, lleno de enemigos", dijo el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, el viernes en un acto de ascensos del Ejército.

La tregua que comenzó hoy es la segunda que las FARC declaran desde que empezó el actual proceso de negociación con el Gobierno, del que mañana se instalará el último ciclo de diálogos del año en la capital cubana.

El primer alto el fuego unilateral de la guerrilla comenzó el 20 de noviembre de 2012, un día después del inicio de las negociaciones de paz, y se cumplió relativamente porque durante los dos meses que duró fueron contabilizadas 57 acciones armadas contra la población civil y la fuerza pública, según la Defensoría del Pueblo.