Actualidad

“¿Cuánto tardará Reino Unido en quedarse sin papel higiénico tras un Brexit sin acuerdo?”

Un diputado británico pregunta al Ejecutivo de Boris Johnson ante los temores a un desabastecimiento

Un diputado británico pregunta al Ejecutivo de Boris Johnson ante los temores a un desabastecimiento

Publicidad

“¿Cuánto tiempo durarán los suministros de los rollos de papel higiénico en Reino Unido tras un Brexit sin acuerdo?”. La pregunta planteada ayer por Jonathan Edwards, del partido nacionalista galés Plaid Cymru, protagonizó ayer el último debate en la Cámara de los Comunes hasta la inauguración del nuevo curso parlamentario el próximo 14 octubre. El diputado manifestó su temor a que el país pueda quedarse sin aprovisionamientos de un producto tan elemental en caso del divorcio abrupto que el Ejecutivo está dispuesto a llevar a cabo a finales de mes, aunque una ley le obliga a pedir extensión si no hay pacto para el 19 de octubre.

El secretario de Estado de la oficina del Gabinete del primer ministro, Simon Hart, garantizó que el Ejecutivo trabaja a fin de asegurar “los mejores preparativos posibles” para respaldar el flujo de bienes si el próximo 31 de octubre -cuando termina la prórroga actual concedida por la UE-, el Reino Unido se marcha del bloque sin consenso. En cualquier caso, el Gobierno sigue sin ofrecer respuestas concretas al escenario de completo caos que provocaría una salida de este tipo.

Publicidad

El ministro responsable de estos preparativos, Michael Gove, reiteró ayer que la opción preferida por el Gobierno conservador es marcharse del bloque con un pacto y que “trabajará hasta la última hora para alcanzarlo”. Aunque agregó que era vital estar lo mejor preparado posible ante cualquier eventualidad.

Publicidad

Un documento publicado ayer por Downing Street, cuyo contenido está destinado principalmente a empresas, comerciantes y transportistas, señala que Reino Unido está en condiciones de asegurar que el transporte de mercancías pueda fluir sin contratiempos por todo el el país y en la frontera con la UE una vez que el país se retire del bloque. El texto señala que enviará 220.000 recomendaciones a las empresas sobre los pasos que tienen que tomar para importar y exportar después de que el Reino Unido salga de la UE.

Además, se establecerá la denominada “Unidad de Apoyo” destinada a ayudar a los que suministran y distribuyen fármacos para el sector sanitario, con el objetivo de que tengan todos los papeles de aduana necesarios de cara a una salida de la UE sin acuerdo. También habrá una línea telefónica para responder a las preguntas que puedan hacer las empresas y habrá un incremento en el número de agentes aduaneros en los puestos de control fronterizo.

En caso de un divorcio caótico, Reino Unido y la UE comercializarán en virtud de los términos fijados por la Organización Mundial del Comercio (OMC), añade el documento. “Vamos a poder fijar nuestras propias tarifas, tomar nuestras propias decisiones en asuntos de regulación y crearemos unas relaciones comerciales nuevas y ambiciosas”, agrega el texto.

Publicidad

Por otra parte, el Gobierno ha modificado el régimen temporal de aranceles que se aplicaría en el país en el caso de una salida desordenada y que supondría que el 88% de las importaciones británicas estaría libre del pago de tarifas de entrada, después de que haya revisado las tasas previstas para las compras de camiones y bioetanol, así como un ajuste en las aplicadas a las importaciones textiles.

De este modo, el nuevo régimen temporal que se aplicaría en caso de un Brexit sin acuerdo contempla un gravamen del 10% a las importaciones de camiones de gran tonelaje, frente al 22% anterior, así como un ajuste de los aranceles sobre las importaciones de bioetanol para mantener el apoyo de los productores británicos y la aplicación de aranceles a más productos textiles, con el fin de garantizar que los países emergentes mantienen su acceso preferente al mercado británico.