Cuba endurece la represión

Mujeres del colectivo las Damas de Blanco, hostigadas por la Policía cubana
Mujeres del colectivo las Damas de Blanco, hostigadas por la Policía cubana

Amnistía Internacional (AI) pone negro sobre blanco lo que disidentes cubanos vienen denunciando reiteradamente en los últimos meses. La represión contra activistas de derechos humanos, opositores políticos y periodistas ha aumentado el año pasado. La bloguera Yoani Sánchez explicaba en una entrevista reciente con LA RAZÓN que la persecución bajo el Gobierno de Raúl Castro se ha convertido en «matonismo».

El informe anual de AI 2012 pone de relieve que cada mes se producen 400 detenciones de corta duración, y que proliferan las condenas por cargos falsos o sometiendo a prisión preventiva a personas que la propia Amnistía considera presos de conciencia. La visita del Papa Benedicto XVI puso a las autoridades cubanas en alerta. En esos días de marzo de 2012, se produjo una oleada de 1.137 detenciones arbitrarias, según las denuncias de organizaciones locales.

El «matonismo» al que se refería Yoani Sánchez queda ejemplificado en el informe con el caso de Jesús Guerra, fundador de la agencia de noticias Habemus Press, quien fue obligado a entrar en un coche en el que fue golpeado hasta llegar a la comisaría. «Te has convertido en el reportero número uno de la disidencia», le dijeron mientras le advirtieron de que si no cambiaba le enviarían a la cárcel.

Las Damas de Blanco han sido objeto de persecución y algunas de ellas han recibido palizas por manifestarse, según el relato de Berta Soler, la presidenta del colectivo cubano, a este periódico hace dos meses. El informe de Amnistía recuerda que 50 de ellas fueron detenidas cuando se dirigían a una manifestación en La Habana y que 19 quedaron incomunicadas.

La represión en Cuba, según la famosa bloguera cubana, se hace de otra manera: «Fidel Castro tenía un estilo represivo que era muy público y llamativo. Le gustaba detener a los opositores, meterlos en prisión y condenarlos a veinte años. Era la represión como 'reality show' y como escarmiento público. Raúl Castro es más taimado, trabaja más en la sombra, ha paramilitarizado mucho la represión».

Berta Soler, en una entrevista con LA RAZÓN, manifestó que «mientras el mundo entero está pidiendo la no violencia contra las mujeres, el Gobierno cubano nos patea, hace simulacros con pistolas contra nosotras, nos amarra con cintos, ¿eso no es terrorismo de Estado?».

Torturas y malos tratos

En Brasil, la Policía responde «a menudo» ante la delincuencia «recurriendo a la tortura y al uso excesivo de la fuerza». En Perú, las Fuerzas de Seguridad se ceban con malos tratos a los mineros que protestan. El mismo grado de represión existe en Bolivia contra los indígenas que reclaman sus derechos. La situación de los derechos humanos y la sombra de la impunidad en Iberoamérica son dos de los aspectos que resalta Amnistía Internacional en su informe de 2012.