Política

Dan una brutal paliza al líder de la ultraderechista Alternativa para Alemania de Bremen

Le golpearon con una viga de madera y le patearon la cara cuando se encontraba en el suelo

Frank Magnitz tiene graves heridas en la cabeza/Reuters
Frank Magnitz tiene graves heridas en la cabeza/Reuters

El diputado y líder regional en Bremen de Alternativa para Alemania (AfD), Frank Magnitz, resultó gravemente herido al ser atacado brutalmente por varias personas.

El diputado alemán del partido ultra Alternativa por Alemania (AfD) Frank Magnitz fue atacado el lunes por la noche a la salida del teatro en la Plaza de Goethe de la ciudad de Bremen. Magnitz, que además es presidente del partido en la ciudad-estado, situada al norte del país, resultó herido de gravedad después de que un grupo de encapuchados le atacara con un objeto pesado y le golpease en repetidas ocasiones en la cabeza.

Según el político de 66 años declaraba a la prensa, los desconocidos le habrían golpeado en la cabeza, lo cual provocó que perdiera el conocimiento. La prensa cita a dos albañiles que habrían presenciado el ataque y que aseguran que la víctima fue apaleada a pesar de estar en el suelo inconsciente. Estos hombres habría llamado a la ambulancia. Magnitz ha asegurado que al menos hasta el fin de semana tendrá que permanecer en el hospital.

Su partido ha explicado que la policía le ha colocado dos escoltas a la entrada de su habitación en el hospital y a partir de ahora llevará escolta policial de forma permanente. La policía cree que del ataque tiene motivaciones políticas, por lo que el así llamado Servicio de Protección a la Constitución, que se encarga de investigar los delitos extremistas, ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

El presidente de la AfD, Alexander Gauland, aseguró que se trató de un intento de asesinato, aunque la fiscalía no ha determinado aún si es ése el caso, así como que el ataque es, a su modo de ver, el resultado del acoso que sufre su partido. El jefe de AfD en Turingia, el polémico profesor de historia que en el pasado destacó por comentarios tachados de racistas y antisemitas, Björn Höcke, aseguró que en Alemania había un ambiente como en el de la República de Weimar, en referencia al sistema democrático que sustituyó el nazismo. Una afirmación que paradójicamente suele utilizar la izquierda para referirse a la violencia de la extrema derecha. Todos los grupos políticos con representación parlamentaria han condenado el ataque y el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier condenó la agresión con duras palabras y la calificó de „ataque a nuestro estado de derecho“.

No es la primera vez que la Alternativa por Alemania sufre ataques en Bremen. En el pasado quemaron el coche de un funcionario del partido y demolieron las ventanas del local de la formación política extremista. En la ciudad sajona de Döbeln asimismo tuvo lugar el pasado jueves una explosión delante de la sede de la AfD que destrozó la mampara. Por suerte, no hubo heridos. En Borna, que está como a media hora en coche de Döbeln, tuvo lugar otro ataque contra una sede de la AfD a mediados de diciembre.

La televisión pública ARD ha tratado de analizar en su sección “Faktenfinder” el número de ataques contra el partido, a falta de cifras oficiales claras, y llega a la conclusión de que ha sido el partido que ha sufrido el mayor número de ataques desde 2017. En el pasado, entre 2010 y 2015, habría sido la izquierda de Die Linke la más atacada. Sin embargo, en el total de delitos con motivación política en la primera mitad de 2017 (aún no se han publicado los datos de 2018) la gran mayoría de los delitos fueron llevados a cabo por la extrema derecha, aunque su objetivo no habrían sido políticos, sino otras víctimas, como extranjeros o refugiados.