Eduardo Cunha, ex presidente del Congreso de Brasil, detenido por corrupción

El juez investiga su presunta participación en la red de corrupción que operó en Petrobras, de la cual se sospecha que recibió unos cinco millones de dólares

Eduardo Cunha
Eduardo Cunha

El ex presidente de la Cámara Baja de Brasil Eduardo Cunha, uno de los impulsores del «impeachment» contra Dilma Rousseff, fue detenido ayer en Brasilia por la Policía a instancias del juez federal quien investiga su presunta participación en la red de corrupción que operó en Petrobras

En Brasil, uno de los países más corruptos del planeta, nadie se salva de la purga en un escenario donde los inquisidores se convierten en herejes de la noche a la mañana. Como decía ayer un diario local: «Quien esté limpio de pecado, que tire la primera piedra». El ex presidente de la Cámara Baja de Brasil Eduardo Cunha, uno de los impulsores del «impeachment» contra Dilma Rousseff, fue detenido ayer en Brasilia por la Policía a instancias del juez federal quien investiga su presunta participación en la red de corrupción que operó en Petrobras, de la cual se sospecha que recibió cinco millones de dólares.

El ex diputado es aún dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el presidente del país, Michel Temer, quien está en el poder desde el pasado 31 de agosto tras la destitución de Rousseff. La Cámara de Diputados lo había despojado de su escaño en septiembre por 450 votos a favor y diez en contra y de su fuero parlamentario, debido a que mintió frente a una comisión del Congreso que investigaba las corruptelas en Petrobras, ante la cual negó tener cuentas bancarias en el exterior del país. Cunha había renunciado ya en julio a la presidencia de la Cámara Baja después de que el Supremo lo suspendiera de sus funciones.