Leopoldo López resiste a la presión de la Justicia chavista

El líder opositor mantiene su inocencia en la visita de apelación por su condena

El líder opositor mantiene su inocencia en la visita de apelación por su condena

Aunque la defensa de Leopoldo López pretenda infundir optimismo, la realidad es que el futuro del preso político no está nada claro. En diez días se sabrá si la Corte de Apelaciones lo absuelve o reitera su condena, mientras el chavismo echa cuentas y afina su estrategia. Por lo pronto, nada indica que el Gobierno de Nicolás Maduro esté dispuesto a soltar a su prisionero más valioso, una moneda de cambio que le sirve para presionar a organismos internacionales y también a la oposición. Y todo en ciernes de una decisión clave: el próximo 26 el Consejo Nacional Electoral decidirá si valida las firmas y pone fecha a un posible referéndum revocatorio.

Todo está relacionado. El Gobierno, en sus horas más bajas, podría tomar tres caminos diferentes: por un lado, liberar a López como gesto de buena fe para abrir el diálogo con la oposición, seguir enseñando los dientes y mantener la sentencia de 14 años, u optar por una decisión salomónica y rebajar la condena con arresto domiciliario. Las declaraciones del número dos del chavismo, el diputado Diosdado Cabello, indican que no habrá un cambio de rumbo. «Les garantizo que Leopoldo López y los asesinos de la guarimba (protesta violenta) seguirán presos porque tienen que pagar por los crímenes de los venezolanos», dijo. En ese mismo discurso, Cabello aseguró que al paso que van –la oposición– no habrá revocatorio ni este año ni el próximo. «No les vamos a facilitar nada, si les falta una firma, pues no habrá revocatorio».

El viernes el dirigente opositor Leopoldo López regresaba al Palacio de Justicia para apelar la sentencia por delitos relacionados con los hechos de violencia que se produjeron en febrero de 2014, al reiterar que es inocente de los cargos que le imputan. Después de más de 15 horas de audiencia, el abogado defensor de Leopoldo López, Juan Carlos Gutiérrez, afirmó que la única conclusión posible es la liberación inmediata del líder opositor. A pesar de esto, la sala 1 de la Corte de Apelaciones de Caracas informó de que dará a conocer los resultados de la audiencia en diez días hábiles.

«Ésta fue, sin duda, una audiencia extremadamente larga y llena de irregularidades. Pero lo importante es que pudimos dejar de forma contundente y clara los argumentos legales que demuestran la nulidad absoluta del juicio. Está probado ya que el discurso de López no es en absoluto violento, sino que a pesar de ser combativo se apega absolutamente a la Constitución», expresó Gutiérrez a este diario. Según ha podido saber LA RAZÓN, la defensa pidió que se suspendiera la audiencia por motivos de seguridad, pero los jueces denegaron la petición, alargando la sesión. La audiencia se realizó después de dos suspensiones de la vista, aunque se desarrolló a puerta cerrada y sin la presencia de medios de comunicación, observadores ni abogados defensores internacionales como el español Alberto Ruiz-Gallardón y el abogado Javier Cremades. En cualquier caso, los letrados mostraron una actitud optimista después de que los jueces aceptasen el testimonio de la experta lingüística Rosa Amelia Asuaje, que afirma que el dirigente nunca llamó a la violencia en sus discursos para convocar a la marcha del 12 de marzo.

Por su parte, Lilian Tintori, esposa de López, difundió en la cuenta del dirigente un extracto del discurso del opositor durante la vista en el que señala que es inocente y que asume su responsabilidad en denunciar al Estado venezolano como un Ejecutivo «corrupto» y «antidemocrático». «Soy inocente de los delitos que me ha imputado el Ministerio Público, delitos de incendio, daños y asociación para delinquir», dijo y agregó: «Asumo mi plena responsabilidad de haber convocado a la protesta pacífica en los términos que establece la Constitución como es mi derecho y el derecho de los venezolanos hacerlo».