El chavismo y la oposición exploran una agenda para el diálogo en Oslo

Maduro tensa la negociación y tilda de «extremistas» a los enviados por Guaidó a Noruega.

Un grupo de personas participa en una manifestación por falta de trasplantes y tratamientos médicos en Caracas
Un grupo de personas participa en una manifestación por falta de trasplantes y tratamientos médicos en Caracas

Maduro tensa la negociación y tilda de «extremistas» a los enviados por Guaidó a Noruega.

Optimistas y reservados. La lectura sobre los acercamientos entre los representantes de Nicolás Maduro y los de la oposición democrática venezolana no parten de la condena, pero sí de las expectativas. Hoy concluye una nueva ronda «exploratoria» en Oslo, por mediación de Noruega, cuyo Gobierno no reconoce al líder opositor Juan Guaidó como «presidente encargado», como otras naciones europeas.

No es la primera vez que se plantean negociaciones con el madurismo. Ocurrió en 2014, en 2016, en 2017 y en 2018, siempre con fracasos al final, y siempre con mucha propaganda en el camino. En este caso, el oficialismo promete que será distinto. De hecho, la primera filtración de que tales iniciativas se habían puesto en marcha no surgieron desde ese lado, sino desde grupos opositores. El lunes, Nicolás Maduro pidió a sus partidarios evitar que filtraciones de los encuentros en Noruega afecten a los intentos. «Estamos en Noruega conversando con el sector de la oposición extremista sobre una agenda integral para buscar soluciones democráticas, constitucionales, pacíficas», dijo.

Guaidó, por su parte, ha insistido en que la única negociación posible es la que conduzca a unas elecciones libres y democráticas, en las cuales se permita el voto de todos los venezolanos que emigraron, la participación de los partidos ilegalizados y de los dirigentes inhabilitados o perseguidos, además del cambio de las autoridades electorales que responden a alineamientos del partido de Gobierno.

En la jornada del lunes no se discutió precisión alguna, según fuentes opositoras. Aún se conversa con los mediadores para definir «la metodología noruega» que se pudiera implementar. En los encuentros participan funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega y un experto en resolución de conflictos, que tiene experiencia con los diálogos de paz de Colombia. Al cierre de esta edición, no se habían hecho revelaciones sobre el segundo día por ninguna de las partes.

Los opositores deben determinar si Maduro en realidad está dispuesto a negociar con seriedad y con garantías de cumplimiento. La comitiva que representa a Maduro –quien desde Caracas ha ordenado activar la maquinaria electoral de su partido «para triunfar en las elecciones parlamentarias que se convoquen más pronto que tarde»– está encabezada por Héctor Rodríguez, gobernador de Miranda y figura joven del oficialismo, visto como «el delfín» del chavismo. Lo acompañan el ministro de propaganda del régimen, Jorge Rodríguez, y el de Exteriores, Jorge Arreaza, todos de la más alta confianza del gobernante.

Por el lado opositor, está el segundo vicepresidente del Parlamento, Stalin González; además del abogado Gerardo Blyde, un experto en temas constitucionales y Vicente Díaz, ex rector del Consejo Electoral, todos liderados por Fernando Martínez Mottola, hombre de extrema confianza de Guaidó y un negociador nato que tuvo experiencia de gobierno en los años 90, cuando estuvo a cargo de varias privatizaciones complicadas de lograr.