El Ejército de Pakistán captura a un alto cargo de los talibán

El Ejército paquistaní ha capturado a uno de los altos mandos de los talibán en Pakistán, Adnan Rashid, que consiguió escapar de la cárcel en 2012 tras haber entrado en prisión en 2003 por intentar asesinar al entonces presidente del país, Pervez Musharraf, según han asegurado mandos de la seguridad de Pakistán este martes.

Adnan Rashid fue capturado el pasado viernes en la casa donde vivía con su familia, en el noroeste de Pakistán, en la frontera con Afganistán, han asegurado las autoridades. El líder talibán fue herido por un disparo durante la operación que acabó con su arresto.

Rashid, capturado en la localidad de Wana, en la zona de Waziristán del Sur, es el primer gran comandante de los talibán capturado por los militares paquistaníes en la operación que están llevando a cabo en el noroeste del país contra los terroristas. El Ejército ha asegurado que, con la operación iniciada en el mes de junio, conseguirá echar a los talibán de sus bastiones en la región.

La ofensiva responde a años de presión por parte de la OTAN hacia Pakistán para que acabase con los grupos talibán que se esconden en la región de Waziristán del Norte.

Sin embargo, los residentes de la zona han asegurado que la mayoría de los talibán consiguieron huir antes de que los militares llegasen. Más de medio millón de civiles han tenido que dejar sus casas en Waziristán del Norte por la orden que dio el Ejército antes de que la operación comenzara. Las cifras del gobierno han mostrado que más de 900.000 han pedido ayuda al Estado por el desplazamiento, aunque también, avisan las autoridades, hay casos de fraude y duplicaciones.

Rashid, un exoficial de las fuerzas aéreas paquistaníes, fue encarcelado en 2003 por intentar perpetrar un atentado suicida con el objetivo de asesinar al presidente del país en esos años, Musharraf.

Escapó de la cárcel en 2012 junto a otros 400 radicales que consiguieron huir de la prisión de Bannu gracias a un ataque terrorista.

Tras su liberación se le atribuyó la responsabilidad de haber planeado otro ataque a una cárcel con el que liberó a 250 prisioneros y de haber publicado una serie de vídeos de YouTube y una carta abierta para intentar justificar el intento de asesinato de la activista Malala Yousafzai.

Solo este martes tres soldados paquistaníes y seis combatientes talibán han muerto por un combate ocurrido en la localidad de Fateh Jel cerca de la ciudad de Mir Ali, en Waziristán del Norte.