Teatro

El Ejército sirio recupera las ruinas de Palmira, joya arqueológica de Oriente Medio

Tanques del Ejército sirio avanzando hacia la ciudad de Palmira, en la provincia siria de Homs
Tanques del Ejército sirio avanzando hacia la ciudad de Palmira, en la provincia siria de Homs

Al menos 10 soldados del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, murieron hoy en un contraataque de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en la ciudad de Palmira, donde las fuerzas gubernamentales han efectuado avances pero también han sufrido retrocesos.

El Ejército sirio recuperó hoy el control de las ruinas grecorromanas de Palmira, una de las joyas arqueológicas de Oriente Medio, en una ofensiva contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que ha destruido algunos de sus monumentos.

El director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, anunció hoy que las ruinas apenas han sufrido daños en esta ofensiva por la ausencia de combates en su interior.

No obstante, desde que el EI se hiciera con el dominio de la población el pasado 20 de mayo ha dinamitado tres características torres funerarias del siglo I d.C., el templo de Bel, el templete de Bal Shamin y el arco del triunfo.

Ubicada en un oasis, Palmira fue en el pasado uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Tal es su riqueza monumental que se trata de uno de los seis lugares sirios incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y también en su lista de Sitios en Peligro por el actual conflicto que asuela el país.

El edificio más grande de Palmira era el templo de Bel, destruido por el EI en agosto pasado y que estaba dedicado a la deidad suprema babilonia.

Otros lugares emblemáticos son su plaza principal o "ágora", donde se comerciaba con todo tipo de productos, sus baños públicos, su teatro romano, su cementerio o el campamento de Diocleciano.

En los últimos meses, el teatro romano se convirtió en escenario de la barbarie de los extremistas, que lo emplearon como lugar para asesinar a sus prisioneros, como ocurrió en julio, cuando 25 soldados sirios fueron ejecutados a tiros por menores de edad reclutados por los yihadistas.

Si hay algo distintivo de Palmira es su vía principal con su gran columnata: este camino, que daba la bienvenida a los comerciantes de las caravanas que entraban en la urbe, se extiende a lo largo de 1,3 kilómetros con 750 columnas alineadas a ambos lados.

Fue en el siglo I y II d.C. cuando el arte y la arquitectura de Palmira alcanzaron su máximo esplendor.

Como explica la Unesco, la conocida como "novia del desierto"estaba en una encrucijada de civilizaciones, y en ella se mezclaron técnicas grecorromanas, con tradiciones locales e influencias persas.

A mitad del siglo I, este oasis pasó a estar bajo el control de los romanos dentro de la provincia romana de Siria.

Rápidamente, comenzó a crecer por su localización en la ruta comercial que unía el Imperio Romano con Persia, la India y China.

En el siglo III, la ciudad desempeñó también un papel militar y estratégico con la ascensión de la dinastía sasánida al poder y su rebelión contra Roma.

En este periodo, Palmira estuvo gobernada por su reina más famosa, Zenobia, que conquistó toda Siria y extendió sus dominios hasta Egipto y Anatolia.

Sin embargo, esto supondría el comienzo del fin de Palmira, porque los romanos aplacaron la rebelión y destruyeron a la población, que quedó reducida a un pueblo sin territorio ni poder. Era el inicio de su decadencia a lo largo de cientos de años.

No sería hasta los siglos XVII y XVIII cuando los viajeros de la época descubrirían los restos de la ciudad.

Antes del inicio del conflicto en Siria, en marzo de 2011, sus ruinas eran uno de los principales centros turísticos del país árabe y de la región.

A lo largo de estos años de contienda, el lugar ha sufrido el saqueo de sus antigüedades.

Antes de que los yihadistas irrumpieran en su interior en mayo, las autoridades sirias lograron sacar un centenar de estatuas y trasladarlas a lugares seguros.

Tras retomar su control, la Dirección de Antigüedades y Museos de Siria planea ahora junto a la Unesco restaurar el templo de Bel, el arco del triunfo y el templete de Bal Shamin.

Efe