Internacional

El enfrentamiento de Costa con un anciano enturbia el cierre de campaña

El Partido Socialista denunciará por difamación el anciano que le acusó de haberse ido de vacaciones en plena ola de incendios en 2017

El Partido Socialista denunciará por difamación el anciano que le acusó de haberse ido de vacaciones en plena ola de incendios en 2017

Publicidad

La tranquilidad que ha caracterizado la campaña en Portugal se vio mermada ayer al producirse un choque entre el primer ministro socialista, Antonio Costa, y un ciudadano que le increpó en el centro de Lisboa. Después de que el jefe del Gobierno socialista participara en un mitin en la Plaza de Comercio, un anciano se acercó y le acusó de haber estado ausente cuando se produjo el incendio de Pedrógão Grande, en el que murieron 66 ciudadanos portugueses en 2017.

«¡Es mentira! ¡Es mentira!», gritó Costa al anciano, que se dirigió a él durante un paseo electoral en el centro de Lisboa y le acusó de estar de «merecidas vacaciones» en los incendios. Tras recalcar que eso era «mentira», Costa se giró con intención de alejarse, pero volvió a darse la vuelta y se dirigió otra vez enfadado hacia el hombre y llamándole «mentiroso» a gritos, tras lo que tuvo que ser apartado por los escoltas que le acompañaban para poner fin al incidente.

Minutos después, cuando ya se encontraba en la cercana estación de Santa Apolónia para tomar el tren rumbo a Oporto, donde celebraría el último acto electoral, Costa denunció en declaraciones a periodistas que hay «una campaña de mentiras que la derecha repite constantemente» sobre que estaba de vacaciones cuando ocurrió la tragedia.

La acusación, efectivamente, era falsa. Aunque la gestión gubernamental de la tragedia fue cuestionada, el primer ministro estuvo presente mientras duró la crisis. Sin embargo, en vez de ignorarla, Costa entró en cólera y el choque fue captado por los medios. El gesto dejó una imagen muy negativa del primer ministro a menos de 48 horas de los comicios, en los que pretende conseguir una resultado abultado que le permita prescindir de la izquierda más radical en la próxima legislatura. Quizás le cueste unos votos fundamentales para ello.

Publicidad

El incidente podría acabar incluso en los tribunales, después de que el Partido Socialista anunciase a última hora del viernes, poco antes del inicio de la jornada de reflexión, que denunciará por difamación al anciano, cuya identidad fue desvelada en Facebook por un dirigente socialista local, que le identificó como Joaquim Elias, un antiguo miembro de una junta de distrito de Lisboa por el partido democristiano (CDS-PP).

Publicidad

Fuentes del CDS citadas por medios lusos aseguran que Elias ya no es militante del partido, aunque su hijo sí sigue ligado a la formación, y niegan cualquier relación con el incidente. Lo mismo aseguran desde el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha), cuyo líder, Rui Rio, negó el viernes toda implicación y no quiso comentar lo ocurrido.