El ex alcalde de Teherán confiesa el asesinato de su mujer

El trato de favor concedido por la Policía al reformista Mohamad Ali Najafi escandaliza a los iraníes

Mohamad Ali Najafi, ex alcalde de Teherán
Mohamad Ali Najafi, ex alcalde de Teherán

El trato de favor concedido por la Policía al reformista Mohamad Ali Najafi escandaliza a los iraníes.

El político reformista y ex alcalde de Teherán Mohamad Ali Najafi, de 67 años, confesó la noche del martes ser el autor del asesinato de su segunda mujer, Mitra Ostad, de 35. El jefe del departamento de Policía que lleva a cabo la investigación criminal, Ali Reza Lotfi, contó ayer a la cadena estatal iraní que Najafi había disparado cinco veces, pero que solo dos balas alcanzaron a su mujer y que todo empezó cuando ella rechazó el tema del divorcio.

Sin embargo, quien fuera también ministro de Educación, Ciencia y Tecnología aseguró que el motivo de su muerte fueron “disputas familiares” y que fue un acto “involuntario”. “Me enfadé y saqué el revolver para asustarla mientras ella iba hacia la bañera. Le había pedido el divorcio, pero ella se negó. Cometí un error y ella perdió la vida”, dijo el ex alcalde.

Nayafi decidió entregarse el pasado martes después de haberse dado a la fuga y, según el político, haber valorado la idea de “suicidarse”. Cuando llegó a la comisaría, unas cámaras captaron a los policías tratar respetuosos con Najafi mientras este confesaba el crimen. A este escándalo se le suma el hecho de que el ex alcalde estaba tomando té a plena luz del sol aún siendo el mes del Ramadán.

“Este vídeo es un ejemplo de la hipocresía que alimenta los levantamientos populares contra los regímenes autoritarios. Después de asesinar a su esposa esta mañana, el ex alcalde de Teherán Mohamad Ali Nayafí es recibido con gran deferencia por la Policía de Tejerán, sin esposas”, escribió Karim Sadjadpour en Twitter.

Ayer, cuando las autoridades le trasladaron a la Corte Criminal de Teherán, Nayafí concedió por separado una entrevista. En ella confesaba que su mujer “estaba controlando todos sus movimientos y contactos”, además de “amenazarle con revelar información confidencial al público y a las agencias de inteligencia”.

A raíz de la difusión de estas imágenes, se abrió un fuerte debate en las redes sociales, donde se criticaba la cortesía con la que la Policía trata a los dirigentes del régimen y la dureza con la que actuaban en otros casos con ciudadanos comunes por delitos menores, como el no uso del “hiyab”.

Nayafi, conocido por ser su estrecho vinculo con el actual presidente, Hasan Rohani, se vio obligado a dimitir como alcalde después de que los miembros de la línea dura del gobierno lo criticaran por asistir a una presentación escolar del Día Internacional de la Mujer, en la que bailaron jóvenes, una actividad “no islámica”.

Aunque la poligamia sigue siendo legal en Irán, su práctica es mucho más habitual en las zonas rurales que en las ciudades. Pero su acción es exclusiva de los hombres. Además, según Amnistía Internacional, el sistema legal iraní supone una “discriminación profundamente arraigada contra las mujeres”, incluso “si son víctima de la violencia doméstica”.