El ex presidente George W., el arma secreta de Jeb Bush

El ex presidente George W. Bush acompaña a su hermano, ayer, en un mitin
El ex presidente George W. Bush acompaña a su hermano, ayer, en un mitin

¿A quién habían ido a ver? ¿A George o a Jeb? Con menos pelo y más arrugas, el ex presidente George W. Bush acudió ayer en ayuda de su hermano, el ex gobernador de Florida Jeb Bush, cuya candidatura a la Presidencia se ha visto cuestionada en las últimas semanas por su incapacidad para traducir todo el dinero recaudado en buenos resultados en Iowa, Nuevo Hmpashire y las encuestas. Ni siquiera el propio Jeb Bush lo hubiese pensado meses antes. En cambio, ayer apareció sonriente en el mitin electoral junto con su hermano, al que también acudió el senador de Carolina de Sur Lindsey Gaham.

Presentado por Graham, los años le han hecho que aumente más el parecido con su padre. En cambio, su tono, sus gestos y sus bromas eran las mismas de siempre. Hizo reír sin parar a los votantes, que, tras los primeros chistes dejaron claro que habían ido a ver al ex presidente.

«Me han subestimado durante gran parte de mi vida», indicó entre bromas. «Quiero agradeceros que estéis aquí. He venido por dos razones: porque me importa mucho mi hermano y me importa mucho mi país. Y si Estados Unidos me hace parte del ‘establihsment’, estoy orgulloso. No tengo ninguna duda de que Jeb Bush será un gran presidente», aseguró George W. Bush en clara referencia a lucha entre candidatos rebeldes y tradicionales en las primarias.

Cuando sopesaba si presentarse a la Casa Blanca, Jeb Bush siempre insistía en que «quiero a mi padre y quiero ami hermano, Pero yo voy por mi cuenta». Quería alejarse de ambos.

En cambio, ahora, cuando su candidatura es cuestionada debido a su caída en las encuestas, el ex gobernador de Florida recurre a su familia. Necesita que le ayude en las primarias del 20 de febrero en Carolina del Sur, estado donde precisamente los Bush son muy queridos. Aquí ambos afianzaron su camino a la Casa Blanca. Por esto, ayer Jeb Bush hizo campaña con su hermano, al que también acompañó su esposa y ex primera dama Laura Bush. El ex presidente se une a su madre Barbara, que hizo campaña con su hijo Jeb hace unos días en Nuevo Hampshire, donde se jugaba las candidatura.

La aparición del ex presidente no deja lugar a dudas de la necesidad de su hermanos de sacar buenos resultados el sábado en Carolina del Sur, donde va cuarto, según las últimas encuestas, por detrás del hombre de negocios Donald Trump y los senadores Ted Cruz y Marco Rubio.

Independientemente de sus políticas, George W. Bush siempre ha destacado por llegar al público. Muy querido en Carolina del Sur, el acto de ayer fue su primera aparición desde que abandonó la escena pública en enero de 2009. Desde entonces, se le ha visto en contadas ocasiones como en partidos de béisbol o durante la apertura de su biblioteca. Aún es muy popular entre los estadounidenses. Según una encuesta de Bloomberg, el 77% de los votantes republicanos tiene una opinión favorable del ex presidente texano.