El Parlamento Europeo niega el acceso a Puigdemont y Comín

Buscaban una acreditación temporal previa a la recogida del acta en España, donde serán detenidos.

Carles Puigdemont durante una rueda de prensa en pasado domingo, día en que se celebró las elecciones europeas
Carles Puigdemont durante una rueda de prensa en pasado domingo, día en que se celebró las elecciones europeas

Buscaban una acreditación temporal previa a la recogida del acta en España, donde serán detenidos.

Las puertas de las instituciones europeas permanecen cerradas a cal y canto para Carles Puigdemont y el resto de ex consellers independentistas. Tras haber conseguido sus respectivos escaños en las elecciones europeas, Puigdemont y Toni Comín acudieron ayer al edificio de la Eurocámara en Bruselas con el propósito de obtener una acreditación provisional que les permitiera tener acceso al recinto y otros pasos de carácter administrativo, como una cuenta de correo electrónico y la documentación necesaria para su nueva labor.

Solo es posible obtener la acreditación permanente como eurodiputado después de que los cargos electos hayan jurado o prometido el respeto a la Constitución de manera presencial en el Congreso de los Diputados, según recoge el artículo 224.2 de la Ley Orgánica del Régimen electoral. Los eurodiputados españoles están citados para el próximo 17 de junio para dicho acto en la Cámara Baja.

Puigdemont y Comín denunciaron ayer un doble rasero ante esta negativa, ya que otros eurodiputados españoles sí pudieron acceder a esta acreditación de carácter temporal, entre ellos algunos de ERC, a pesar de no haber recogido todavía su acta. La decisión de este portazo proviene de la cúpula del Parlamento. Concretamente del presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, y de su secretario general, Klaus Welle. Fuentes de la institución aseguran que el Parlamento puede utilizar su derecho de no facilitar la entrada hasta no haber obtenido el acta en el país de origen.

Esteban González Pons, Iratxe García y Javier Nart enviaron ayer una misiva dirigida a Tajani en la que recuerdan que «el recuento de votos en España todavía no ha terminado y no existen resultados oficiales» y que «la acreditación está condicionada a la recepción de las notificaciones oficiales de las autoridades nacionales con la lista de los eurodiputados electos». Por eso, los tres principales grupos españoles afean a la Eurocámara estas acreditaciones de carácter temporal que «suponen una grave perturbación política y un gran inseguridad jurídica». En esta carta se pide al Parlamento Europeo que «suspenda inmediatamente la acreditación provisional de los eurodiputados españoles hasta que reciba la notificación oficial de las autoridades competentes y anule las acreditaciones ya emitidas por error».

Si Puigdemont y Comín quieren ocupar su escaño el 2 de julio en Estrasburgo deberán viajar a España y correr el riesgo de ser detenidos por la Policía. El servicio jurídico del Parlamento Europeo ha redactado un dictamen que limita la inmunidad correspondiente a su escaño por lo que la nueva condición de eurodiputados no les eximiría de ser arrestados. Los abogados de los independentistas tachan esta informe de «apócrifo» ya que, según su versión, no está firmado ni sellado. La Eurocámara defiende la validez de este documento si bien prefiere no dar pábulo a polémicas estériles.