Política

El partido del Gobierno luso descarta lecturas nacionales del revés municipal

El partido que lidera el Gobierno de Portugal, el Social Demócrata (PSD, centro-derecha), consideró hoy "abusivo"realizar lecturas nacionales sobre las municipales del domingo, en las que perdió alcaldías y porcentaje de voto.

La fuerza política que preside el primer ministro Pedro Passos Coelho se defendió en el Parlamento portugués de las críticas procedentes de la izquierda, especialmente de los socialistas, principal grupo opositor, y los comunistas, que obtuvieron sus mejores resultados en 15 años.

Las duras medidas ejecutadas por el Gabinete de Passos Coelho para sanear las cuentas del país y cumplir con las condiciones del rescate financiero internacional desde el 2011 han penalizado al PSD en las elecciones municipales, en las que se consideró ganadores a los socialistas (PS).

Subidas de impuestos, recortes en las pensiones y apoyos sociales y el aumento del precio de servicios básicos como la Sanidad, Educación o el Transporte son algunos de los impactos de la austeridad gubernamental en la población lusa.

Para el PS, que logró casi la mitad de las 308 alcaldías, la mayor parte por mayoría absoluta, la inédita victoria en los comicios locales "refleja una nueva relación de confianza"entre los portugueses y el principal partido de la oposición, que abandonó en el 2011 el Gobierno, un mes después del rescate financiero al país.

Los comunistas, que se presentaron en coalición con Los Verdes bajo las siglas CDU, celebraron los resultados que les llevaron a controlar 34 ayuntamientos, seis más que en el 2009, gracias al medio millón de votos que les situó como la tercera fuerza más votada y la única entre los grandes partidos que aumentó en votos.

Según el comunista António Filipe, los resultados "traducen el creciente aislamiento político y social de los partidos del Gobierno y refuerzan la necesidad, la posibilidad y la urgencia de su dimisión".

Los democristianos del CDS-PP, socios minoritarios del PSD en el Ejecutivo, también realizaron una interpretación positiva de los comicios, pues pasaron de controlar uno a cinco ayuntamientos.

El diputado democristiano, Hélder Amaral, del mismo partido que el viceprimer ministro de Portugal, Paulo Portas, recordó que el CDS-PP consiguió interrumpir "el declive"municipal iniciado en 1987.

Los democristianos, no obstante, se presentaron a numerosos ayuntamientos en alianza con el PSD.

Las elecciones del domingo pasado registraron la mayor abstención de los últimos 40 años en unas locales, el 47,6 %, y un significativo aumento del voto en candidaturas independientes, que subieron del 4 % al casi 7 %.

El movimiento independiente ganó emblemáticas ciudades como Oporto o la vecina Matosinhos.