El vicepresidente de Brasil tranquiliza a los inversores extranjeros tras los escándalos de corrupción

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer (i), escucha las explicaciones del presidente del Congreso, Jesús Posada (d), sobre el hemiciclo durante la reunión que han mantenido
El vicepresidente de Brasil, Michel Temer (i), escucha las explicaciones del presidente del Congreso, Jesús Posada (d), sobre el hemiciclo durante la reunión que han mantenido

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, ha querido transmitir en su visita oficial a España una imagen de «tranquilidad» dentro del Gobierno brasileño. Los escándalos de corrupción por los que atraviesa el Partido de los Trabajadores (PT) –el partido de la presidenta del país, Dilma Rousseff–, ligados a la petrolera estatal, Petrobras, podrían espantar a los inversores extranjeros, por lo que la gira del vicepresidente por Europa llega en un momento perfecto para mitigar los daños. España es el segundo mayor inversor extranjero en Brasil, de ahí el interés en que continúe así y se mejoren las relaciones comerciales, como ayer quedó de manifiesto en la sede del ICEX junto al ministro de Economía, Luis de Guindos.

Han pasado poco más de 100 días desde que Rousseff asumiera su segundo mandato y en Brasil ya están salpicados por corruptelas, unos 20 empresarios y alrededor de 50 políticos, entre ellos el tesorero del PT, Joao Vaccari, el senador Renan Calheiros y hasta a la propia Rousseff (que fue presidenta de Petrobras de 2003 a 2010). De hecho, sobre la presidenta del país circularon rumores la semana pasada de que podría ser impugnada por la oposición por violar las leyes de responsabilidad fiscal. El Tribunal Federal Auditor de Brasil denunció el 15 de abril que el Gobierno de Rousseff había aplazado transferencias a bancos estatales en 2014 para hacer que las cuentas lucieran mejor. Sin embargo, Temer (que es del partido centrista PMDB, que gobierna en coalición con el izquierdista PT) indicó ayer a la Prensa tras la clausura de un acto bilateral en el ICEX que en Brasil no existen problemas institucionales. «El Gobierno tiene una tranquilidad institucional extraordinaria. La presidenta sigue gobernando con eficiencia, de forma adecuada y con exacción y nuestro país no tiene ninguna dificultad», aseguró el vicepresidente. Temer continuó: «Puede que haya problemas, pero son perfectamente manejables y propios de la democracia que existe en nuestro país». El día anterior, en Lisboa, el vicepresidente brasileño manifestó a «Diario Economico» que su destitución «era impensable» y que la presidenta no corría peligro. No obstante, «esa fue la primera conclusión del Tribunal Auditor, el proceso está en una fase embrionaria».

Ayer, tras varios retrasos y alguna que otra empresa auditora que se negó a firmar los resultados de Petrobras, por fin salieron a la luz. Se teme que de la empresa estatal petrolera se hayan desviado unos 3.093 millones de euros. Al cierre de esta edición no se habían hecho públicos aún, pero Temer aseguró que los resultados contribuirán a restaurar la buena imagen de Brasil. «La auditoría será honesta y correcta. En mi opinión, ayudará a retirar esa idea de que Petrobras está en una mala situación».

Relaciones comerciales hasta “un nuevo nivel”

Brasil y España quieren llevar sus relaciones económicas «a un nuevo nivel», como se destacó ayer en la clausura de un acto bilateral en el ICEX. Ambos países aspiran a duplicar en diez años el volumen de intercambios comerciales y de inversión. El vicepresidente brasileño, Michel Temer, habló de las «grandes oportunidades de negocio que presenta Brasil para España» e hizo hincapié en que es un país «con instituciones sólidas y reglas estables en una sociedad libre y democrática». El ministro de Economía, Luis de Guindos, indicó que España ha protagonizado un «giro radical» en los últimos tres años y alabó la internacionalización de las empresas españolas. En este sentido, De Guindos y Temer se comprometieron a favorecer a sus pymes con mayor financiación y firmaron un acuerdo de cooperación sobre proyectos de infraestructura, logística y gestión de recursos hídricos.