Actualidad

«Estados Unidos bombardea con el consentimiento del Gobierno somalí»

Abdikarim Buh, secretario General del Parlamento Federal de Somalia

- ¿Están los políticos y los parlamentarios somalíes en el punto de mira de los milicianos del grupo terrorista Al Shabaab?

Publicidad

–Sí que lo estamos y sí que somos el objetivo de Al Shabaab. Pero todos los trabajadores del Gobierno y los libre pensadores igualmente están en el punto de mira del grupo terrorista. En cuanto a la protección especial, sólo puedo decir que la economía de Somalia no puede permitirse cubrir demandas de ese tipo de operaciones. Dudo incluso de que EE UU pueda ofrecer una total seguridad para cubrir a todos sus empleados y políticos.

-En un país como Somalia, ¿cuáles son las principales amenazas que supone el grupo extremista radical de Al Shabaab que además de los numerosos atentados, en las zonas que ha logrado controlar ha impuesto estrictamente la sharía, donde se han producido ejecuciones en público, lapidaciones...?

–Al Shabaab es el único problema grave en Somalia como lo es el Estado Islámico para Irak porque quieren convertir nuestro país en una madriguera de terroristas desde la que lanzar ataques terroristas contra la comunidad internacional.

-¿Puede Estados Unidos bombardear desde el aire territorio somalí? ¿Estaba el Gobierno de Somalia al corriente? De hecho, no es la primera vez (ni siquiera en 2014).

Publicidad

–Estados Unidos lleva realizando bombardeos selectivos en suelo somalí durante prácticamente los últimos tres años con el consentimiento del Gobierno somalí.

-¿Qué puede significar la supuesta muerta, todavía no ha sido confirmada, del líder y uno de los fundadores de Al Shabaab, Ahmed Abdi Aw-Mohamed Godane? ¿Qué representa para el grupo terrorista, puede ser esto un punto de inflexión?

Publicidad

–Todavía no es seguro que le hayan matado, pero podría traer consigo por un lado acelerar el final de ese grupo o por otro, darle un nuevo resurgir a un reinado en el que alguien más moderado pueda tomar el mando o, al contrario, alguien más siniestro.