Gerry Adams, en libertad sin cargos, reitera su inocencia

Gerry Adams habla a los medios en Belfast, tras ser puesto en libertad.

El presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, reiteró su inocencia respecto al asesinato de una mujer católica cometido por el IRA en 1972, por el que ha permanecido hasta hoy detenido en una comisaría de Irlanda del Norte.

El presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, reiteró su inocencia respecto al asesinato de una mujer católica cometido por el IRA en 1972, por el que ha permanecido hasta hoy detenido en una comisaría de Irlanda del Norte.

El líder republicano efectuó esas declaraciones después de que la Policía norirlandesa (PSNI) le pusiera hoy en libertad sin cargos, después de haberle interrogado durante cuatro días por ese crimen.

En una conferencia de prensa celebrada en el centro de Belfast, Adams subrayó que nunca estuvo implicado en "una conspiración"encaminada a "secuestrar y asesinar"a Jean McConville.

Adams ha salido de la comisaría donde ha pasado cuatro días detenido, por una salida secundaria para evitar la concentración de decenas de unionistas que se habían reunido para pedir justicia para las víctimas del IRA. Los manifestantes unionistas, que portaban banderas británicas, se habían concentrado ante la entrada principal de la comisaría para intentar evitar la puesta en libertad de Adams, detenido en relación con el asesinato de Jean McConville, cometido por el IRA en 1972.

Cuatro días de interrogatorio

Adams afrontó hoy su cuarta jornada consecutiva de interrogatorio en una comisaría de Antrim, al norte de Belfast, donde se presentó voluntariamente el miércoles para colaborar con la PSNI en la investigación de un crimen en el que niega su implicación.

Jean McConville, viuda de 37 años y madre de diez hijos, fue asesinada por el ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) por espiar para las fuerzas británicas, una acusación que resultó ser falsa, y su cuerpo no fue hallado hasta 2003, cuatro años después de que la banda reconociese su autoría y diese pistas sobre el paradero.

La Fiscalía norirlandesa estudiará ahora el informe elaborado por la PSNI y decidirá si existen pruebas suficientes para presentar cargos contra el líder republicano.

En las últimas semanas siete personas, entre ellas Adams, han sido interrogadas por el crimen, después de que la PSNI obtuviese nuevos testimonios de antiguos miembros del IRA, pero hasta ahora solamente el exdirigente paramilitar Ivor Bell ha sido acusado.

Algunos excombatientes habían ofrecido entrevistas a investigadores de una universidad de Boston (EEUU) acerca del pasado conflicto norirlandés, con la condición de que sus declaraciones solo se revelasen de forma póstuma, pero un tribunal estadounidense ordenó el año pasado ceder algunas grabaciones a la PSNI.

El arresto de Adams ha enfurecido al Sinn Féin, que ha acusado a "elementos oscuros"de la PSNI de conspirar, sin tener pruebas, para dañar el proceso de paz y las aspiraciones electorales del partido nacionalista en los comicios locales y europeos de este mes.

Su "número dos"y viceministro principal norirlandés, Martin McGuinness, ha advertido de que su partido estaría dispuesto a "revaluar"su apoyo a la PSNI si se acusa Adams por ese asesinato, lo que podría crear una grave crisis en el proceso de paz.

En este sentido, el ministro principal norirlandés, el unionista Peter Robinson, calificó hoy de "despreciables"las acusaciones vertidas por el Sinn Féin contra las fuerzas del orden.

Robinson denunció que esas "amenazas"constituyen además un intento de "chantaje"desde "las más altas instancias del Sinn Féin", un comportamiento que el dirigente protestante tachó de "despreciable"y propio de "matones".