Jesús Torrealba: «El Gobierno está buscando un desenlace violento a la crisis»

Jesús Torrealba / Coordinador de la MUD. Asegura que si se convocan elecciones, la oposición volverá a ganar con mayoría.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), cree que el presidente Maduro ha emprendido una huida hacia adelante para no tener que rendir cuentas, según afirma en una entrevista telefónica con LA RAZÓN

–La oposición ha decidido retomar las protestas en la calle. ¿Teme que se puedan repetir los episodios de violencia de 2014?

–Vivir bajo una democracia restringida, bajo una autocracia militarista, es siempre un peligro. Acaban de asesinar a 28 venezolanos de una forma brutal en el país. Eso se ha producido sin que haya una manifestación. Ése es el precio de vivir en una situación de absoluta inseguridad. Nosotros hemos llamado a una movilización pacífica. No queremos ni una capucha ni una botella rota ni una piedra. En realidad, el pueblo venezolano ya está en la calle, indignado. De lo que se trata, por tanto, es de acompañar al pueblo movilizado para construir con él una mirada de esperanza que permita darle un cauce pacífico a tanta indignación.

–¿Cree que si hay unas nuevas elecciones la oposición vencerá con mayoría absoluta?

–Tenemos el respaldo popular masivo y, según todos los sondeos, ese respaldo ha aumentado desde las elecciones hasta hoy. Somos los menos interesados en que haya violencia. Quien está poniendo en peligro la estabilidad institucional y la convivencia es el Gobierno. Está incrementando los niveles de desesperación de la gente y tratando de obstaculizar la solución de una salida democrática a la crisis, promoviendo un desenlace de otra naturaleza.

–¿Cree que el Gobierno prefiere un ambiente de violencia?

–Es evidente. Por un lado, obstaculiza todos los mecanismos que establece la política para dirimir pacíficamente los conflictos. Utiliza el Tribunal Supremo como barricada para impedir los cambios. El Gobierno sabe que si se llega a elecciones, se repetirá la derrota clamorosa del 6-D. Maduro está promoviendo la destrucción de lo poco que queda de convivencia pacífica y quiere victimizarse. Está en una huida hacia adelante; cree que eso le permitirá no tener que rendir cuentas de su gestión, desastrosa en lo económico y torpe en lo político.

–¿Qué ocurriría con un desenlace violento?

–Si el desenlace violento fracasara, dejaría a Maduro la posibilidad de gobernar de manera dictatorial, y si triunfara, conllevaría un Ejecutivo precario al que le estallaría en la cara la crisis económica y social incubada en estos 17 años de Gobierno. Cualquiera de los dos casos sería muy costoso para el país, aunque Maduro cree que sería conveniente para él.

–¿Cuál de las opciones es más ágil, el referéndum revocatorio o la enmienda constitucional?

–La clave no es qué mecanismo constitucional es el más ágil para lograr el cambio político, sino que el drama es que no hay Constitución porque está secuestrada. Tenemos una sala constitucional que en lugar de interpretar la Constitución la reinventa a capricho del Gobierno. Al articular dentro de una misma hoja de ruta la exigencia de la renuncia, la activación del referéndum revocatorio y la aprobación en la Asamblea Nacional de la enmienda constitucional, estamos promoviendo una agenda de movilización política y social para lograr que esos mecanismos den resultado.