Juncker dice que hay «agentes» en Bruselas y espera que Alemania lo investigue

Jean-Claude Juncker y la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, hacen una declaración a la prensa tras concluir un encuentro en la Comisión Europea en Bruselas
Jean-Claude Juncker y la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, hacen una declaración a la prensa tras concluir un encuentro en la Comisión Europea en Bruselas

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, afirmó hoy que hay "agentes"en Bruselas en referencia al supuesto espionaje efectuado al Ejecutivo comunitario por parte de Estados Unidos con ayuda de Alemania, y confió en que Berlín investigue el caso.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, afirmó hoy que hay "agentes"en Bruselas en referencia al supuesto espionaje efectuado al Ejecutivo comunitario por parte de Estados Unidos con ayuda de Alemania, y confió en que Berlín investigue el caso. "Un día, en la reunión del Colegio (de comisarios) dije que la Comisión debería tener un servicio secreto, porque los agentes están aquí", indicó Juncker, preguntado por la cuestión en una rueda de prensa. "No sé si hay agentes alemanes activos aquí, pero no tengo que hacer comentarios específicos", agregó.

Los servicios secretos de Estados Unidos emplearon un centro de la inteligencia alemana para espiar desde allí al Elíseo (sede de la Presidencia francesa), al Ministerio de Exteriores francés y a la Comisión Europea (CE) en Bruselas, según publican hoy varios medios alemanes.

El diario "Süddeutsche Zeitung"y los canales de televisión "NDR"y "WDR"publican esta información citando "investigaciones internas de los servicios secretos (alemanes) y de la Cancillería", que arrancaron a raíz del escándalo en marcha por la supuesta cooperación encubierta del Servicio Federal de Información (BND) alemán con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos.

"No soy miembro de la comisión de investigación del Bundestag (cámara baja del Parlamento alemán), son las autoridades alemanas las que tienen que abordar el caso y supongo que así lo harán", señaló Juncker.

Por su parte, el portavoz comunitario Margaritis Schinas dijo en la rueda de prensa diaria de la CE que "estaríamos uno poco decepcionados si nuestro papel en el mundo no suscitara interés de otros, pero estas son cuestiones de competencia de autoridades nacionales", que señaló que son las que "deben investigar, saber qué ha pasado".

"En cuanto a la Comisión, confirmo que no tiene un servicio secreto y que no espiamos a nadie", apuntó.

Cuestionado por si el Ejecutivo comunitario va a tomar medidas ante este tipo de amenazas, Schinas indicó que "no es en la sala de prensa donde se debaten los detalles de esto, pero aseguro a amigos y enemigos potenciales que estamos en ello".

Juncker afirmó también ser "una especie de especialista en lo que se refiere a servicios secretos".

"Sé por experiencia que son muy difíciles de mantener bajo control; como parece, éste no es sólo un fenómeno luxemburgués", comentó, en referencia al caso que le hizo dejar el poder en Luxemburgo en 2013 tras casi 20 años en el cargo.

Juncker dejó de ser primer ministro de Luxemburgo después de verse obligado a convocar elecciones anticipadas tras perder el apoyo de sus socios de gobierno precisamente por un escándalo en los servicios secretos del país.

Una comisión de investigación del Parlamento luxemburgués consideró a Juncker "responsable"político de toda una serie de supuestas irregularidades cometidas por el departamento de inteligencia (SREL), entre ellas escuchas ilegales y malversaciones de fondos.