Internacional

La derecha francesa elige quién puede frenar a Le Pen

Nicolas Sarkozy, Alain Juppé y François Fillon son los favoritos en las primarias de Los Republicanos para decidir el candidato al Elíseo

Las largas colas para votar en las primarias del centro-derecha francés marcaron hoy la jornada electoral, en la que muchos electores aseguraban que el objetivo era elegir al candidato que mejor pueda contrarrestar a la líder ultraderechista Marine Le Pen.

Publicidad

Conservadores y centristas eligen hoy al que será su candidato en las próximas elecciones presidenciales. Son siete los que aspiran a ocupar este puesto, pero los comentaristas se han abstenido estos últimos días de aventurar un pronóstico, aunque los sondeos señalan claramente tres posibilidades: François Fillon, Alain Juppé y Nicolas Sarkozy. De ellos, dos serán elegidos para pasar a la segunda vuelta que se celebra el próximo domingo.

Los otros candidatos: Jean-François Copé, Jean-Frédéric Poisson, Nathalie Kosciusko-Morizet y Bruno Le Maire han sido eliminados antes de que los electores vayan a las urnas. Sus prestaciones en los tres debates televisados en los que han participado, y los resultados que obtienen en los sondeos, aunque ahora todo el mundo señale las derivas experimentadas con el triunfo de Donald Trump y la victoria del Brexit, no dejan espacio para milagros. La última encuesta de Ipsos sitúa a los cuatro en un abanico entre 5% y 1,5% de intención de votos.

Las miradas están, por tanto, fijas en los tres viejos elefantes de la derecha francesa: Nicolas Sarkozy, Alain Juppé y François Fillon. Todos ellos tienen a sus espaldas más de treinta años de vida política. Pero si hace diez meses, Juppé era el favorito sin rival, y Sarkozy su rival ineludible, hoy tienen que contar con François Fillon. Hace nueve meses, el 44% de las personas que pensaban votar en las primarias deseaban que el alcalde de Burdeos, Alain Juppé, fuera elegido candidato de la derecha y del centro. Nicolas Sarkozy le seguía a cierta distancia, con un 32% de intención de votos, y el tercer hombre era Bruno Le Maire, el candidato de «La renovación», con un 11% de votos potenciales, seguido de François Fillon, con un 9%.

Sin embargo, en las últimas semanas, ha habido un auténtico «fenómeno Fillon», hasta el punto de que el antiguo primer ministro de Sarkozy figura en cabeza de lista, con un 30% de votos, frente a Alain Juppé y el propio Sarkozy, que disponen cada uno de un 29%. Aun así, no hay nada escrito, todavía hay entre un 10% y un 20% de personas indecisas, y de las que están seguras de ir a votar, el 30% piensa que en el último momento puede cambiar de opinión. Es difícil decidirse cuando se ignora cuántos y quiénes serán los candidatos de la izquierda.

Publicidad

Para el antiguo primer ministro de Jacques Chirac, Alain Juppé, el final de campaña ha sido especialmente duro. Durante meses ha sido considerado ganador indiscutible de estas primarias, pero hoy no sabe siquiera si podrá calificarse para la segunda vuelta. «No hay nada decidido», comentó el viernes en su último mitin, en Lille, animando a sus seguidores a seguir movilizados hasta el último momento.

La campaña de Nicolas Sarkozy ha estado centrada en sus temas de preferencia: la lucha contra un islam político, la defensa de las clases medias y populares, el restablecimiento de la autoridad, la suspensión del reagrupamiento familial para los inmigrantes y la asimilación de estos, en lugar de la integración. Sarkozy eligió para terminar su campaña la ciudad de Nîmes, donde lanzó la campaña que le llevó a la victoria de 2007. «Esto es Francia, la nación es lo primero, la religión lo segundo...», repitió ante el aplauso de sus seguidores, y se presentó como el mejor candidato para frenar el ascenso del Frente Nacional y evitar «la exasperación del pueblo francés», en caso contrario, «si fallamos en la cita de 2017, temo consecuencias muy graves para el futuro del país». Tampoco faltaron las pullas contra sus adversarios, recordando a François Fillon «que ninguna economía moderna tiene un IVA a 22%», y señalando a Juppé como el candidato «de las soluciones a medias, de los compromisos cojos o de las síntesis tan sutiles que luego no queda nada de ellas».

Publicidad

Según Sarkozy, Alain Juppé es de los que «querrían ver Francia con gafas rosas». Pero éste le contestó en su último mitin desde Lille: «Me reprochan ver la vida de color de rosa, pero yo le digo a Nicolas Sarkozy: reconoce tus errores. Nos equivocamos suprimiendo 10.000 puestos de fuerzas del orden durante el anterior quinquenio». Un tema que la izquierda, hoy en el poder, y con el grave problema de la lucha antiterrorista entre las manos, reprocha con frecuencia al antecesor de François Hollande.

François Fillon cerró su campaña en París. Las 3.400 plazas del palacio de Congresos no bastaron para acoger a todos los asistentes y tuvieron que alquilar salas en dos hoteles cercanos donde instalaron pantallas. Desde la tribuna respondió a las críticas de Juppé, que le reprocha anunciar la supresión imposible de 600.000 funcionarios. «Esta crítica firma su impotencia y justifica mi candidatura», aseguró Fillon, que ha basado su campaña en el enderezamiento de las cuentas del país.

Sarkozy

- Nombre: Nicolas Sarkozy prepara su vuelta a la política tras perder las elecciones de 2012

- Edad: Tiene 61 años y está casado en terceras nupcias con la modelo y cantante Carla Bruni

Publicidad

- Currículum: Fue presidente entre 2007 y 2012 y primer ministro en la etapa de Jacques Chirac. Desde mayo de 2015 ostenta la presidencia del partido al que cambió el nombre

Juppé

- Nombre: Alain Juppé fue primer ministro en la etapa de Jacques Chirac

- Edad: Es el más veterano de los candidatos, con 71 años. Está casado con Isabella Juppé

- Currículum: Tiene una vasta carrera política y diplomática. En la actualidad es alcalde de Burdeos pero ha sido jefe de Gobierno y ministro de Exteriores y de Defensa en la etapa de Sarkozy