Internacional

La UE dará ocho días a Maduro para convocar elecciones

Los embajadores de los Veintiocho abordaron por primera vez esta posibilidad en el Comité de Política y Seguridad (COPS)

Los embajadores de los Veintiocho abordaron por primera vez esta posibilidad en el Comité de Política y Seguridad (COPS).

Publicidad

Las capitales europeas siguen divididas sobre un posible reconocimiento expreso a Juan Guaidó como nuevo presidente de Venezuela. Tras los últimos contactos, los embajadores de los Veintiocho abordaron ayer por primera vez esta posibilidad en el Comité de Política y Seguridad (COPS).

La máxima representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini, estaba ultimando un nuevo comunicado en nombre de los Veintiocho cuyo contenido todavía no era público. Fuentes diplomáticas comunitarias confirmaron a LA RAZÓN que el texto urgirá (una vez más) a la celebración de elecciones libres en unos días, aunque el gran interrogante es si esta nueva declaración supondrá un ultimátum al Gobierno de Nicolás Maduro con un plazo delimitado en el tiempo y si habrá una amenaza más o menos velada al reconocimiento del presidente de la Asamblea Nacional. En cuanto al plazo, Efe informó de que no hay aún nada concreto, aunque una de las delegaciones aludió a que sea de unos «ocho días».

Alemania fue ayer el primer país que manifestó de manera pública su disponibilidad a reconocer a Guaidó como nuevo presidente interino, si el régimen de Maduro no convoca de manera inmediata nuevos comicios. «Se necesitan elecciones libres y justas, el liderazgo legítimo del país no lo tiene Nicolás Maduro, creemos que la Asamblea Nacional debe tener un papel importante en el proceso para salir de la crisis y Juan Guaidó es el líder de la Asamblea Nacional», aseguró ayer el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert.

Aunque hay un número creciente de países que comparten este punto de vista, entre ellos España, las discrepancias sobre el modo de proceder ante los acontecimientos son la tónica dominante. Según fuentes diplomáticas, Grecia y Austria son los países más reticentes a un posible reconocimiento. Atenas fue una de las capitales que puso mayores obstáculos en el pasado a la puesta en marcha de sanciones contra el régimen chavista y que prefería abogar por el diálogo.

Publicidad