Distensión entre las Coreas

Pionyang pide disculpas por el incidente de las minas y Seúl se compromete a frenar la propaganda contra el régimen

Representantes de las dos Coreas durante la firma del acuerdo, ayer, en el pueblo de Panmunjom
Representantes de las dos Coreas durante la firma del acuerdo, ayer, en el pueblo de Panmunjom

Corea del Norte y Corea del Sur llegaron ayer a un acuerdo para poner fin a una disputa que condujo a un intercambio de fuego de artillería que empujó a la dividida península a un nivel elevado de tensión militar. Según el acuerdo alcanzado después de la medianoche y tras dos días de conversaciones, Corea del Norte expresó su pesar por el reciente ataque a soldados de Corea del Sur en un incidente de minas terrestres y Seúl acordó detener las emisiones de propaganda anti-Ponyang.

Corea del Norte también acordó poner fin al estado de «semi» guerra declarado hace tres días. Las dos partes llevarán a cabo el seguimiento de las conversaciones para discutir una serie de cuestiones sobre la mejora de las relaciones, según el comunicado conjunto hecho público. «Es muy significativo que a partir de esta reunión Corea del Norte se disculpara por la provocación de las minas terrestres y se comprometia a trabajar a evitar que se repitan estos eventos para así contribuir a aliviar las tensiones», dijo Kim Kwan-jin, asesor de seguridad nacional del presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye. Sin embargo, Pionyang ha negado que instalara previamente las minas terrestres y en la declaración no se incluye de manera explícita su responsabilidad en el incidente.

Las maratonianas conversaciones tuvieron lugar en la aldea de tregua de Panmunjom, dentro de la zona desmilitarizada (DMZ) que separa las dos Coreas. Éstas comenzaron el sábado, poco después de la fecha límite que impuso Pionyang al sur para frenar sus emisiones de propaganda. Si no frenaban, el régimen del norte amenazaba con acciones militares contra sus vecinos. «Ambos han aceptado compromisos. Corea del Sur no recibió una disculpa, consiguieron una declaración de pesar por la lesión, la cual puede interpretarse como una disculpa», dijo John Delury de la Universidad de Yonsei en Seúl. «El punto más importante es el mantenimiento de este canal de diálgo y la reapertura de las relaciones. Esto no va a ser fácil de implementar, pero es un acuerdo histórico que establece un camino», añadió

Seúl y Pyongyang han permanecido técnicamente en estado de guerra desde la guerra de Corea de 1950-53, que terminó en una tregua, en lugar de un tratado de paz, y la esperanza para mejorar las relaciones en varias ocasiones se han desvanecido con los años.

Las relaciones intercoreanas han estado casi congeladas desde el hundimiento de 2010 de un buque de guerra de Corea del Sur, en el que murieron 46 marineros, acto que Seúl atribuye a Corea del Norte, pero que Pionyang niega su responsabilidad.

Bajo el acuerdo de ayer, las dos partes también se comprometieron organizar reuniones entre familias separadas por la Guerra de Corea durante las vacaciones próximas de otoño y en el futuro. La reciente escalada de las tensiones comenzó a principios de este mes, cuando las explosiones de minas terrestres en la zona de distensión hirieron a dos soldados surcoreanos. Días más tarde, el sur comenzó a emitir propaganda anti-Pionyang desde los altavoces a lo largo de la frontera,lo que reactivó las disputas entre ambos países.

Reuters