Las maniobras dictatoriales del oficialismo

Análisis. El Gobierno de Maduro hace uso de mecanismos que ya utilizó Morales durante su referéndum

La Razón
La RazónLa Razón

–¿Amenazan las crisis política y social de Venezuela la unidad en Mercosur?

–Hay que poner esta situación en contexto. Ha habido cambios políticos por lo menos en dos gobiernos: en Argentina, donde el presidente Macri ha tomado una posición bastante diferente a la de su antecesora, y el Gobierno de Paraguay, donde, por circunstancias muy particulares de las relaciones bilaterales con Venezuela, no hay una relación muy buena entre ambos países en este momento. Esto, unido a la crisis política brasileña, ha generado una serie de problemas internos a los que el Mercosur está enfrentándose y que se agudizarían en caso de que Venezuela asuma presidencia.

–¿Cree que las duras palabras provenientes de Luis Almagro pueden ejercer presión en el Gobierno de Maduro para que suavice su posición?

–Almagro llegó a ser el secretario general de la OEA incluso con el apoyo de Venezuela: se pensaba que iba a ser muy suave con este país, y por eso los venezolanos le apoyaron. Pero llegó y está cumpliendo una función que le corresponde, pero en una institución que está muy de capa caída. Una de las características de estos organismos es que funcionan de acuerdo a lo que dicen los presidentes del momento. Pero el contexto ha cambiado. Con Insulza, el predecesor de Almagro, nadie se atrevía a cuestionar al fallecido Hugo Chávez. Hoy en día, la OEA puede empezar a recuperar algo de influencia y es precisamente por eso por lo que Almagro, con las credenciales sólidas democráticas que tiene, puede dar una declaración como la que ha dado. Ahora bien, no va a tener ningún impacto en Venezuela porque en un Gobierno donde no hay Estado de Derecho, el derecho lo determina el presidente. Y él, básicamente, hace lo que le da la gana. No hay presión internacional que pueda modificar lo que está sucediendo internamente.

–¿Cómo afectará la purga de funcionarios venezolanos a la posición de Nicolás Maduro como líder de Venezuela?

–Si continuamos analizando el Gobierno del presidente Maduro como una democracia, que respeta el derecho y su propia Constitución, no entendemos lo que ha pasado en ese país. Es un Gobierno que dejó de ser democrático hace mucho tiempo. El presidente de Bolivia, Evo Morales, tiene una política muy similar. Cuando hubo funcionarios que votaron en contra del referéndum que le daba a Morales la posibilidad de continuar en el poder después de 2020, inició una purga. Es la práctica común. Yo crecí bajo dictaduras militares y los militares hacían exactamente lo mismo. Pero ahí sí sabíamos que eran dictaduras. En este caso, supuestamente, es una democracia. Creo que todavía hay espacios democráticos, pero estos lugares se han venido cerrando de una manera precipitada y éste es un gran ejemplo de ello.

*Experto en política latinoamericana de la Universidad Internacional de Florida. Preguntas de Laura Novo