Llegan a Pakistán representantes del Gobierno afgano para iniciar conversaciones de paz con los talibán

Altos cargos afganos han llegado este miércoles en Pakistán para iniciar conversaciones de paz con los talibán tras un avance en las negociaciones durante la cumbre celebrada el mes pasado en Reino Unido, según han informado fuentes oficiales de los dos países.

La delegación se encuentra en Pakistán para reunirse con el antiguo 'número dos' de los talibán, el mulá Abdul Ghani Baradar, un hombre visto por Kabul como la clave para reanudar las conversaciones de paz con los talibán, ha señalado un portavoz del Alto Consejo de Paz de Afganistán, Mohamed Anwar Eshaaqzai, quien no ha podido precisar si el encuentro ya se ha producido o tendrá lugar en los próximos días.

Baradar se encuentra retenido en un lugar no revelado en Pakistán desde que Islamabad anunció el pasado mes de septiembre que le pondría en libertad para facilitar el proceso de paz en el país vecino.

"El Consejo de Paz afgano ha llegado a Islamabad acompañado por algunos funcionarios de los Ministerio del Interior y del de Exteriores", ha indicado un responsable paquistaní al tanto de las conversaciones de paz a Reuters.

"Esto es un seguimiento de lo que se acordó en Londres y se reunirán con responsables de los ministerios del Interior y de Exteriores", ha señalado el responsable.

El primer ministro británico, David Cameron, acogió al presidente afgano, Hamid Karzai, y al primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, en Londres el mes pasado para discutir el modo de relanzar el bloqueado proceso de paz.

Karzai formó el Alto Consejo para la Paz en 2010 para buscar una paz negociada con los talibán, que han mantenido su insurgencia desde que fueron derrocados del poder por las fuerzas encabezadas por Estados Unidos en 2001.

Baradar es un antiguo amigo del líder de lo talibán, el mulá Mohamad Omar, y Afganistán cree que sigue siendo lo suficientemente poderoso como para persuadir a los insurgentes para que depongan las armas y firmen un acuerdo de paz.

Fue el 'número dos' de los talibán y uno de sus comandantes más influyentes hasta que fue detenido en Pakistán en 2010. Pakistán anunció su puesta en libertad el mes pasado pero Baradar permanece en el país bajo estrecha supervisión. Afganistán había pedido la liberación de Baradar desde hace años.