Más de cien emigrantes llegan a la frontera con Hungría para pedir pasar

Serbia es uno de los países pertencientes a la llamada "ruta de los Balcanes", por la que desde hace un año tratan de llegar a Europa decenas de miles de personas.

Más de cien refugiados que el pasado viernes partieron a pie de Belgrado en una "marcha de protesta" llegaron hoy a la frontera con Hungría para pedir a este país que les deje entrar en la Unión Europea (UE), informó la televisión N1.

La televisión pública serbia RTS, indicó que el grupo había desistido de caminar y hoy llegó en autobuses y trenes a Subotica, a unos 20 kilómetros de la frontera, y de ahí nuevamente a pie hacia el paso fronterizo de Horgos/Roszke.

Allí se sumaron a otras 650 personas que se hallan en un campo improvisado al raso, a la espera de entrar en Hungría, que deja pasar a diario tan solo a unas 30 personas.

Los refugiados pretenden presionar con su presencia a ese país, que aplica unas normas restrictivas de asilo, para que les abra la frontera con el fin de obtener protección en la UE.

La gran mayoría de los que se encaminan hoy a la frontera provienen de Afganistán y Pakistán y son considerados en la UE como inmigrantes "económicos", con muy escasas posibilidades de obtener asilo en Hungría, advirtió hoy un representante del Ministerio serbio de Trabajo, Nenad Ivanisevic.

En declaraciones a la agencia de noticias Beta, indicó que se les ha ofrecido ser alojados en el centro de acogida en Subotica, pero ellos lo rechazaron. Ivanisevic dijo que, según un acuerdo con Hungría, los emigrantes pueden presentar su solicitud de asilo en ese país comunitario en unos centros de acogida serbios, y que a raíz de esa posibilidad más de 200 han abandonado en los últimos días el campo improvisado del paso de Horgos/Roszke.

Unos 300 refugiados partieron el viernes desde Belgrado en una "marcha de protesta"de 200 kilómetros. Ayer quedaban unos 70 caminando bajo altas temperaturas, que superan los 35 grados, mientras que el resto había desistido y parte de ellos regresó a Belgrado o se fue a varios centros de acogida en Serbia. No obstante, quienes decidieron seguir se desplazaron en autobuses y trenes desde Novi Sad a Subotica, y de allí a la frontera.

Las autoridades serbias anunciaron la pasada semana la formación de unidades conjuntas de la Policía y del Ejército para proteger las fronteras de la entrada ilegal de refugiados desde Bulgaria y Macedonia. La Policía informa con frecuencia de detenciones de presuntos traficantes de personas.