Política

Miles de palestinos huyen hacia el sur de Gaza

Los civiles siguen el consejo del Gobierno hebreo para evitar los ataques aéreos

Ayer por la tarde, la Fuerza Aérea israelí comenzó una nueva etapa en el operativo militar contra Hamas y otros grupos radicales palestinos en la Franja de Gaza, al lanzar ataques concentrados contra la infraestructura de lanzamientos de misiles en Beit Lahia, en la parte norte. Según fuentes militares israelíes, aproximadamente el 36 por ciento de los disparos de cohetes hacia territorio israelí, especialmente al centro del país, las ciudades más alejadas de la Franja de Gaza, proviene de Beit Lahia. El 30 por ciento de los cohetes de largo alcance ha sido lanzado desde el mismo radio, así como el 10% del total de los cohetes. Un alto oficial israelí dijo ayer que «vemos en los radares claramente que Hamas coloca su infraestructura de disparos hacia Israel en medio de las casas de los civiles». Afirma que «arriesga a sus civiles para atacar a los nuestros» y que la solución es «exhortar a la población palestina a salir, para que podamos eliminar los lanzacohetes, sin exponer a civiles palestinos al peligro». Por diversos caminos, entre ellos, la dispersión de panfletos desde el aire para advertir a la población, Israel avisó a los residentes de Beit Lahia de que deben alejarse a fin de no correr riesgos cuando se ataque a los lanzadores de cohetes apostados en el lugar. «Las Fuerzas de Defensa de Israel se disponen a atacar desde el aire la infraestructura terrorista y a los terroristas, en la zona al este de Al-Attara», advertían los panfletos. «Los residentes deben evacuar sus casas hasta las 12 del mediodía, dirigiéndose al sur, en dirección a Jebalia. El operativo israelí será breve. Aquellos que no cumplan estas instrucciones pondrán en peligro sus propias vidas y las vidas de sus familias. Tengan cuidado, manténganse seguros». Y la salida masiva, lenta pero casi total, comenzó ya el sábado por la noche, intensificándose ayer por la mañana, dado que el plazo dado por Israel era hasta ayer al mediodía, aunque los ataques comenzaron varias horas más tarde. Aproximadamente 17.000 civiles palestinos hallaron refugio en ocho escuelas de las Naciones Unidas. Adnan Abu Hasna, portavoz de UNRWA (la Agencia de la ONU para refugiados), confirmó que la enorme mayoría de la población de Beit Lahia abandonó sus casas, aunque relató a LA RAZÓN que «algunos optaron por no hacerlo, diciendo que su casa es lo único que tienen en la vida». «Lo que está sucediendo es que esto lo vive gente que en 2008 ya perdió su casa en otro operativo del Ejército israelí y ahora nuevamente corre este peligro», señaló. Abu Hasna rehusa comentar la exhortación previa del Ejército israelí a la gente, a salir, «para no correr riesgos». «Yo no quiero opinar al respecto. Lo único que puedo decir es que todo esto tiene que parar. No es necesario. Mi única opinión es que hay que parar la guerra».

Poco después del lanzamiento de los panfletos por parte de Israel, Hamas transmitió comunicados a la población de Bet Lahia exigiéndole que vuelva a sus casas porque facilita el ataque israelí. Adnan Abu Hasna, nacido y residente en Gaza, confirmó haber oído «en radios locales» la información sobre la llamada de Hamas, agregando que «la gente al final decide por sí misma si quiere irse de vuelta o si considera que es peligroso, ya que la familia es lo más importante». Según el portavoz de UNRWA en Gaza, en general, quienes salieron permanecen en los refugios de la ONU. «La gente está desesperada y culpa de su situación especialmente a Israel», comenta Abu Hasna. El portavoz palestino de la ONU aseguró que «Gaza es la zona más densamente poblada del mundo, no hay trabajos, no hay vida, nada que perder. En Gaza no hay mañana. Si uno observa toda la situación desde esta perspectiva, puede entender lo que está pasando».

A última hora de ayer, el gabinete de seguridad del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, resolvió dejar en espera la incursión militar terrestre en la Franja de Gaza hasta ver cómo evolucionan los acontecimientos en los próximos días. Sin embargo, sí decidieron seguir reforzando sus fuerzas en torno a la Franja con el alistamiento de más reservistas hasta la cifra de 40.000 aprobada hace unos días. Durante las últimas veinticuatro horas, la Fuerza Aérea, el Ejército ha intensificado sus bombardeos sobre la Franja, en la que ya han muerto 167 palestinos y 1.120 han resultado heridos. También a última hora de ayer volvieron a disparar fuego de artillería contra Líbano como respuesta al impacto de dos proyectiles en la zona norte del país.