Maduro se garantiza el control de la Asamblea Constituyente

La oposición vuelve a salir a la calle para marchar hasta el Poder Electoral

Marcha en Caracas contra las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente
Marcha en Caracas contra las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente

La oposición vuelve a salir a la calle para marchar hasta el Poder Electoral.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, Tibisay Lucena, anunció ayer que el decreto presidencial para una Asamblea Nacional Constituyente «cumple con las formalidades» y avanzó que la elección será a finales de julio. El plan del presidente Nicolás Maduro para elegir a los representantes que cambiarán la Constitución del país favorece la victoria de candidatos afines al régimen. Dicha Asamblea estará integrada por 540 personas que serán elegidas de manera directa y universal, a nivel territorial y sectorial. En todos los municipios del país se elegirá de forma nominal a un representante ante la Constituyente. En cambio, las capitales estatales –donde vive una mayoría crítica con el Gobierno– sólo contarán con dos. Mientras, los representantes sociales procederán del mundo de los trabajadores, pescadores y campesinos, estudiantes, discapacitados, indígenas, pensionistas, empresarios y de las comunas.

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, había criticado días atrás la convocatoria de una Constituyente porque «aceleraría la crisis» en el país. El martes, dos magistrados del Tribunal Supremo de Venezuela se sumaron a estas críticas y manifestaron su desacuerdo con esta misma iniciativa porque a su juicio «no nos va a representar y lo que va a traer como consecuencia es más sangre y más horror», dijo la magistrada Marisela Godoy.

Desde el chavismo, la defensa de la Constituyente la hizo la presidenta del CNE, quien justificó así la convocatoria: «La alternativa constituyente surge a partir de una realidad política que requiere con urgencia construir la paz y cerrar el camino a la violencia, de allí que procederemos con especial cuidado para garantizar los derechos ciudadanos en un momento crucial del país», afirmó Tibisay Lucena, quien convocó ayer las elecciones para gobernadores y consejos regionales el 10 de diciembre, un proceso que estaba pendiente desde finales del año pasado y era reclamado por la oposición.

Como respuesta a estas medidas, el antichavismo anunció una propuesta para llevar a cabo un referéndum para que los venezolanos opinen sobre la Constituyente. Dada la correlación de fuerzas, no parece que la oposición logre llevar a buen puerto esta medida. Por su parte, la firma Eurasia Group, en un reciente informe sobre la crisis del país caribeño, asegura que la decisión de convocar una Constituyente podría ser contraproducente para Maduro, dándole a la oposición otro impulso para continuar con las protestas y acelerar el «inminente» fin del régimen chavista.

Mientras tanto, las críticas a la represión chavista dentro del régimen siguen creciendo. La fiscal general volvió a criticar decisiones del Gobierno al afirmar que disparar bombas lacrimógenas contra los cuerpos de los manifestantes es letal e ilegal. Ortega confirmó precisamente que un joven opositor murió víctima del impacto de una bomba de este tipo disparada por la Guardia Nacional Bolivariana.

Además, la fiscal dijo que el organismo que dirige investiga la participación de grupos de civiles armados en los hechos violentos que se han registrado en medio de la actual ola de protestas y que han dejado 55 muertos y mil heridos.