«Nueva era» para China e Irán

E. Bonet

El presidente iraní, Hasan Rohani, da la bienvenida a Teherán a su homólogo chino, Xi Jinping, ayer
El presidente iraní, Hasan Rohani, da la bienvenida a Teherán a su homólogo chino, Xi Jinping, ayer

El presidente chino, Xi Jinping, de visita en Teherán, lanza junto a su homólogo iraní una «sociedad estratégica» que impulsará el comercio bilateral y la nueva Ruta de la Seda.

Tras su visita al reino saudí, el presidente chino, Xi Jinping, llegó a ayer a Teherán, su segundo socio comercial en Oriente Medio, para afianzar los lazos económicos con el país persa e intentar mediar en la crisis diplomática entre Arabia Saudí e Irán. Con las expectativas puestas en la apertura económica de la República Islámica, el gigante asiático busca nuevos proyectos comerciales y de cooperación estratégica bilateral. Se trata de la primera visita oficial de un mandatario chino al país persa en 14 años y también del primer jefe de Estado que viaja a Teherán tras el levantamiento de las sanciones económicas. Xi fue recibido por su homólogo iraní, Hasan Rohani, y también tenía previsto reunirse con la máxima autoridad religiosa, el ayatolá Jamenei.

Irán y China han entrado en «una nueva era» en sus relaciones con la consecución de una «sociedad estratégica integral» en todos los campos, particularmente en el económico y comercial, afirmaron ambos mandatarios. Rohani y Xi firmaron una declaración conjunta de «sociedad estratégica» por la que establecen la puesta en marcha de hasta 17 acuerdos comerciales en todos los campos. En virtud de esta nueva relación, ambos países se comprometieron a expandir sus relaciones en el campo político, económico, cultural y humano, en cuestiones judiciales, de seguridad y defensa, y en la esfera regional e internacional. «Hemos hablado sobre las relaciones estratégicas entre los dos países, regulando y firmando un documento a 25 años y también actualizando los lazos bilaterales en los próximos diez años. Hemos decidido aumentar el comercio entre ambos hasta unos 600.000 millones de dólares», indicó Rohani en rueda de prensa. Además de los acuerdos sobre asuntos económicos, ambas naciones quieren estrechar su cooperación política. Especialmente en el lucha contra el terrorismo en la región.

Rohani afirmó que trataron sobre la forma de «crear estabilidad y seguridad en Oriente Medio» y para tener consultas mutuas y colaboración para resolver conflictos como los de «Irak, Siria y Yemen», en donde «está involucrado el terrorismo». «El unilateralismo en el mundo y en la región en el futuro y las amenazas en un plazo medio contra ambos países que deben ser consideradas» fueron otros de los aspectos tratados en el encuentro. Por su parte, Xi, quien antes del encuentro afirmó que con su visita empezaba una «nueva era» en las relaciones entre Teherán y Pekín, expresó su satisfacción por estar en Irán y destacó las consecuencias que una alianza estrecha entre ambos puede tener para el mundo, tal y como ya tuvieron en el pasado.

«En cooperación con la parte iraní y al beneficiarse de las actuales condiciones favorables, China está dispuesta a aumentar el nivel de cooperación y relaciones bilaterales para que se inicie un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales», dijo el mandatario chino. Los acuerdos comerciales entre ambos países rondaron los 52.000 millones de dólares en 2014, pero el año pasado ese número cayó significativamente debido al desplome de los precios del petróleo. China es el mayor socio comercial de Irán y continuó comprando petróleo de Irán después de que se intensificaran las sanciones en 2012.

Xi señaló que con la entrada en vigor del pacto nuclear hay «una nueva oportunidad de desarrollo» de estos lazos que progresarán con la idea común de impulsar la Ruta de la Seda del siglo XXI, defendida por su Gobierno y que Irán apoyó con todo vigor.