Omran, el niño símbolo del horror de Siria, un año después.

El niño sirio rescatado de un bombardeo en Alepo el pasado 17 de agosto se encuentra sano y salvo junto a su familia. Aunque no ha sido fácil, la calma por fin ha llegado a su vida.

El 17 de agosto de 2016 la fotografía de Omran sentado en un ambulancia solo, desconcertado, cubierto de polvo y sangre conmovió al mundo entero. Acababa de ser rescatado, junto a sus padres y tres hermanos, de un edificio de seis pisos arrasado por un bombardeo en el norte de Alepo. Omran Daqneesh de cinco años se convertía así en el símbolo del horror de la guerra en Siria y de la brutalidad con la que el régimen de Bashar Al-Assad atacaba a su propio pueblo.

"Omran estaba en la ambulancia, agotado, muy sorprendido por la caída del misil. Otros niños estaban llorando y gritando. Pero Omran estaba en silencio, algo que lo distinguía del resto”, declaró Mahmoud Raslan, autor de la fotografía. Ante el impacto de la imagen en el mundo entero, el gobierno de Bashar Al-Assad quedo molesto e incluso llego a denunciarla de montaje. Pero aquí no acabó el sufrimiento de la ya que días después su hermano Ali de 10 años murió a causa de otro bombardeo en Alepo.

Casi un año después la calma ha llegado a su vida. Nuevas imágenes han aparecido donde se le muestra sano y salvo rodeado de su familia. Kinana Allouche, una periodista siria, publicó estas imágenes después de hacer una entrevista a la familia Daqneesh.