Otros escándalos de los populistas europeos

Italia

Sin llevar un año en el Gobierno, Matteo Salvini dejó caer el 8 de mayo a uno de sus más estrechos colaboradores económicos, Amando Siri, subsecretario de Transportes e Infraestructuras. Siri, que también es senador, es investigado por la Policía italiana por conceder contratos públicos a una empresa eólica vinculada con la mafia.

Francia

Tanto la presidenta de Reagrupación Nacional (RN) como su padre son acusados de cobrar sueldos de la Eurocámara para sus asistentes, que en realidad trabajaban para el partido. Ante la negativa de Marine Le Pen a devolver el dinero, la Eurocámara embargó parte de su sueldo hasta que abonó los 300.000 euros cobrados indebidamente. Además, la extrema derecha gala ha sido acusada de presunta financiación ilegal de varias campañas: las cantonales de 2011; presidenciales y legislativas de 2012; municipales, europeas y senatoriales de 2014; regionales de 2015. Ante las dificultades de obtener créditos de los bancos franceses, Le Pen no ha tenido reparos en aceptar la ayuda de Rusia, a la que apoyó tras su anexión de Crimea en 2014.

Reino Unido

El Parlamento Europeo investiga si el eurodiputado británico Nigel Farage recibió regalos del empresario Arron Banks, promotor de una de las campañas que defendió el Brexit antes del referéndum.

Alemania

Alternativa para Alemania (AfD) podría ser sancionado con una multa de 100.000 euros por recibir donaciones ilegales. Según varios medios alemanes, una compañía de publicidad suiza apoyó con 50.000 euros a Guido Reil, miembro del comité ejecutivo, en la campaña regional de 2017 en Renania del Norte-Westfalia.

Hungría

Viktor Orban critica con fervor a la UE mientras sus allegados se benefician de los fondos europeos. Istvan Tiborcz, yerno de Orban, es una de las figuras más destacadas entre los beneficiados por los fondos europeos. Tiborcz se casó en 2013 con la hija mayor del líder de Fidesz, Rahel, y era el dueño de Elios Innovativ cuando la empresa ganó varios contratos para el suministro de farolas pagadas por la UE.

República Checa

El primer ministro, Andrej Babis, está acusado del desvío de dos millones de euros de fondos europeos hace diez años. La Policía ha pedido su imputación, pero la Fiscalía no ha actuado, lo que ha indignado a la población, que reclama su dimisión.