Internacional

¿Es viable un pacto en Oslo para que Maduro deje el poder?

Arturo Peraza, profesor Teoría Constitucional de la Universidad Católica Andres Bello, sostiene que la crisis de Venezuela solo acabará con un acuerdo, pero duda que Maduro acepte unas elecciones libres

Arturo Peraza, profesor Teoría Constitucional de la Universidad Católica Andres Bello, sostiene que la crisis de Venezuela solo acabará con un acuerdo, pero duda que Maduro acepte unas elecciones libres

Publicidad

Arturo Peraza, profesor Teoría Constitucional de la Universidad Católica Andres Bello, cree que sólo un acuerdo consensuado entre ambas partes puede acabar con la crisis de Venezuela. El punto crucial será la convocatoria de elecciones libres y transparentes con la presencia de observadores internacionales. Nicolás Maduro ha asegurado ha reconocido que “estamos en Noruega conversando con el sector de la oposición extremista sobre una agenda integral para buscar soluciones democráticas, constitucionales, pacíficas”. Aunque la oposición reclama que Maduro no sea candidato en las unas elecciones, el presidente rechaza esta posibilidad.

¿Cree que el diálogo entre el Gobierno de Maduro y la oposición puede fructificar en algún tipo de avance?

En Venezuela hemos tenido muy malas experiencias cuando ha habido un diálogo con el Gobierno, porque se ha entendido normalmente como una distracción, que es lo que sucedió con Daniel Ortega en Nicaragua. Lamentablemente hay una práctica de algunos gobiernos en Latinoamérica que usan el diálogo como una forma de alargar el tiempo y no llegar a ningún acuerdo. Lo que sí creo es que en Venezuela cualquier salida a la crisis va a pasar por una negociación, lo que supone una cesión de parte y parte en búsqueda de una salida consensuada.

¿Qué estaría dispuesto a ceder el Gobierno en una hipotética negociación?

Publicidad

El Gobierno está asfixiado en este momento. La situación es muy difícil en Venezuela. No hay gasolina y eso puede tener repercusiones más serias en la medida en que el transporte de alimentos depende de la existencia de carburante. El Gobierno está tratando de encubrir esta realidad pero cada vez más la situación se ha vuelto peor. Las sanciones internacionales han forzado al Ejecutivo a buscar una negociación. El objetivo es que convoque unas elecciones libres, democráticas y transparentes con supervisión internacional. Ese es el problema fundamental. Se necesita una apertura de nuevo hacia un modelo democrático y legítimo, cosa difícil para el Gobierno porque cualquier elección le puede llevar una derrota.

¿Maduro sería candidato?

Publicidad

Es difícil decirlo. Parte de la negociación tiene que ver con el hecho de que la oposición no acepta que el presidente de la República siga utilizando recursos del Estado para hacer campaña, cosa que ya hemos tenido en otras ocasiones. En las actuales condiciones Maduro no tendría ninguna posibilidad de ganar, su derrota evidenciaría que él no ganó las elecciones de mayo del año pasado.

¿Aceptará el Gobierno unas elecciones limpias sabiendo que las podría perder?

Para ellos es políticamente inaceptable, pero todo depende de dónde está el nivel de presión de las sanciones que EE UU ha impuesto, lo que puede generar al grupo que está en el poder la necesidad de tener que adoptar una salida democrática, que además le garantice cierto nivel de impunidad y la salida del país.

¿Podría el chavismo elegir otro candidato alternativo a Maduro en unas hipotéticas elecciones?

Es muy difícil por el control que Maduro ejerce sobre el partido. Pero no cabe descartala como posibilidad con la que podría tratar de revertir una posible derrota. Maduro sigue siendo el candidato del partido si hubiera elecciones. Unas elecciones internas dentro del partido podría terminar de dimitarlo.

¿Leopoldo López tendría alguna opción de ser candidato de la oposición?

Publicidad

Si la oposición es inteligente tratará de poner a Juan Guaidó como aspirante porque él ha logrado generar un ambiente de unidad dentro de la oposición y eso podría garantizarle la victoria. La posibilidad de que otro candidato como Leopoldo López o María Corina Machado o Henrique Capriles entren como candidatos podría dinamitar la unidad de la oposición y pondría en riesgo una posible victoria.