Tahirul Qadri, el sheij rebelde de Pakistán.

El teólogo y jurista, Mohamed Tahirul Qadri, ha irrumpido como un torbellino en la escena política paquistaní. Qadri se ha convertido en la peor pesadilla para el Gobierno de Pakistán, y amenaza con una "revolución"pacifica, al estilo de la plaza Tahrir, para exigir reformas en la ley electoral y acabar con el feudalismo institucional. Este sexagenario punjabí es el fundador de Minhaj –ul- Quran, una organización no gubernamental islámica de expansión internacional, que tiene presencia en más de 70 países. Este prominente sheij paquistaní es autor de una histórica fatwa que condena duramente al terrorismo y los actos suicidas.

Ahora, el sheij Qadri ha decido saltar a la Política de cara a las próximas elecciones generales con un eslogan revolucionario: "Queremos el cambio".

Este islamista moderado considera que Pakistán ha perdido el tren de la democracia, y exige limpiar las instituciones y reformas electorales para la celebración de unos comicios libres y justos. Con su retórica ha conquistado el corazón de millones de paquistaníes cansados de ver como las grandes familias se reparten el poder en esta república islámica de 190 millones de habitantes.

Tras regresar de Canadá, donde ha vivido siete años, los principales partidos religiosos han apoyado a Qadri.