Trump vincula a los «dreamers» con el muro de México

Envía al Congreso su plan de reforma migratoria que pide contratar 10.000 policías fronterizos

Construcción de prototipos del futuro muro con México en San Diego
Construcción de prototipos del futuro muro con México en San Diego

Envía al Congreso su plan de reforma migratoria que pide contratar 10.000 policías fronterizos.

El presidente de EE UU, Donald Trump, envió ayer al Congreso su propuesta para una reforma migratoria que recoge entre sus prioridades la construcción «completa» del muro con México a cambio de una regulación de los «dreamers», esos 800.000 inmigrantes que entraron en el país siendo menores de edad. En el esperado proyecto de Trump se establece, además, un sistema de concesión de visas basadas en el «mérito» con el objetivo de recortar las emisiones actuales. También aboga por un aumento en el coste de los visados para financiar el refuerzo de la seguridad fronteriza, el retorno «ágil» a sus países de origen a los menores que llegan en solitario a Estados Unidos, en su mayoría centroamericanos, y el fin del «abuso» del sistema de concesión de asilo.

«América Primero»

Para reducir estos «desequilibrios» el presidente de EE UU propone la contratación de 10.000 agentes más para la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) y 300 fiscales federales adicionales. De acuerdo con el borrador al que tuvo acceso Efe, Trump busca alcanzar «tres objetivos» coherentes con su doctrina «America Primero». Quiere garantizar la llegada de inmigrantes «seguras y legales»; defender «la seguridad» nacional y «proteger a los trabajadores y contribuyentes estadounidenses». Para lograr estos fines, la Administración Trump considera vital la construcción del muro con México. No en vano, es el primer punto del apartado de seguridad fronteriza. El Partido Demócrata mostró ayer su total rechazo al levantamiento de este muro en la frontera sur.

La propuesta de Trump también contempla la reducción de los permisos de residencia o «green cards» a los cónyuges o hijos menores de los ya residentes en Estados Unidos. Una medida que genera incertidumbre entre la población emigrada. En este sentido, establece un sistema de puntos para poder obtener estos permisos, aunque no especifica en qué parámetros se fundamentaría. En agosto, el presidente ya respaldó un proyecto de ley de los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue que aspira a reducir a la mitad la entrada de inmigrantes legales a EE UU a lo largo de la próxima década mediante la limitación de las tarjetas de residencia.

Para Trump uno de los factores clave de su reforma migratoria es garantizar la seguridad fronteriza. Su objetivo, por tanto, es conseguir las herramientas y los medios para poder implementar esta restricción migratoria. De ahí el refuerzo de los agentes fronterizos.

Respecto a los «dreamers», el presidente norteamericano congeló en septiembre el DACA, la orden ejecutiva de Obama, que protegía a los menores que habían llegado a EE UU y les permitía obtener permisos de trabajo. Frente a la polémica que suscitó, incluso entre sus propias filas republicanas, la desprotección de este sector más vulnerable, el ex magnate pasó la patata caliente al Congreso para que en el plazo de seis meses consiguiera una normativa que regularizase su situación. Mantuvo una entrevista con los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y en el Senado, Nancy Pelosi y Chuck Schumer para tratar de llegar a un principio de acuerdo sobre los «dreamers» a cambio de un refuerzo de la frontera. Este pacto preliminar dejaba fuera, según informaron los dirigentes demócratas, la construcción del muro con México. Sin embargo, en contra de todo pronóstico, el plan de reforma migratoria que introdujo ayer la Casa Blanca en el Congreso incluye la construcción del mismo. El empecinamiento del presidente norteamericano con el muro fronterizo hace peligrar cualquier acuerdo sobre los «dreamers».

En su objetivo por desmontar el legado de Obama, ayer anunció la derogación del Plan de Energía Limpia que controlaba la emisión de gases de efecto invernadero.