Actualidad

Un buque de guerra de Estados Unidos derriba un dron iraní en el Estrecho de Ormuz

"El dron resultó destruido inmediatamente", declaró el mandatario, que llamó a "todas las naciones"a colaborar con EE UU para garantizar la libertad de navegación en el golfo Pérsico

"El dron resultó destruido inmediatamente", declaró el mandatario, que llamó a "todas las naciones"a colaborar con EE UU para garantizar la libertad de navegación en el golfo Pérsico

Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró hoy que la Armada estadounidense ha derribado una aeronave no tripulada iraní que volaba cerca de uno de sus buques que surcaba las aguas del estrecho de Ormuz.

"El dron resultó destruido inmediatamente", declaró Trump durante un acto en la Casa Blanca en el que estaba presente el primer ministro holandés, Mark Rutte.

Trump explicó que un proyectil disparado desde el buque de asalto anfibio estadounidense "Boxer"abatió el dron iraní cuando se encontraba a casi un kilómetro de distancia.

"Esta es la última de las muchas acciones provocativas y hostiles por parte de Irán contra buques que navegan en aguas internacionales", denunció Trump.

Publicidad

El gobernante subrayó que Washington "se reserva el derecho"de actuar en defensa de "su personal, instalaciones e intereses"en la región y llamó a "todas las naciones"a colaborar con EE.UU. para garantizar la libertad de navegación en el golfo Pérsico.

El Pentágono emitió un comunicado en el que explicó que el incidente tuvo lugar a media mañana hora local, en aguas internacionales, cuando el buque de la Armada se encontraba navegando por una ruta planificada de antemano.

Publicidad

"Una aeronave no tripulada de alas fijas se aproximó al 'Boxer' a una distancia que suponía una amenaza. El barco tomo medidas defensivas contra el aparato para garantizar su seguridad y la de su tripulación", detalló el Departamento de Defensa en su comunicado.

El pasado 19 de junio, Irán informó del derribo de un dron estadounidense, también en el estrecho de Ormuz, alegando que había violado su espacio aéreo, un detalle que fue rechazado por Washington.

Como respuesta a ese incidente, Trump llegó a aprobar un ataque selectivo contra Irán, pero finalmente suspendió la orden poco antes de que el Pentágono la ejecutase al considerar que no habría sido una respuesta "proporcionada"al derribo del dron, dado el número de bajas que iba a causar.

El derribo del dron iraní se produce después de que Teherán haya capturado hoy un petrolero en el estrecho de Ormuz acusado de hacer contrabando de petróleo. Horas después, la CNN anunció que el Departamento de Defensa de Estados Unidos está preparando el envío de 500 soldados a la base aérea Príncipe Sultán, en Arabia Saudí, para reforzar su presencia militar en la región ante la escalada de tensión con Teherán, informaron hoy medios locales.

Este posible despliegue, se produciría después de que Trump anunciara el pasado mes de mayo el envío de 1.500 soldados a la región como medida "de protección"para las fuerzas estadounidenses del Comando Central (CentCom) desplegadas en la zona.

"El Comando Central trabaja constantemente en la gestión de nuestras fuerzas en la región y continuará haciéndolo en cooperación con nuestros socios y aliados regionales", explicó a Efe la comandante Rebecca Rebarich, portavoz del Pentágono, quien no obstante evitó pronunciarse sobre el posible envío de nuevos soldados.

Publicidad

La tensión entre Irán y EE.UU. ha aumentado a raíz de que Washington anunciara, en mayo del año pasado, su decisión de abandonar el denominado Plan Integral de Acción Conjunta"(JCPOA, por sus siglas en inglés), como se conoce técnicamente al acuerdo multilateral nuclear con Irán que fue impulsado por la anterior Administración de EE.UU.

En las últimas semanas el Pentágono ha reforzado su presencia militar en la zona con el envío del portaaviones "Abraham Lincoln", el buque de asalto anfibio "Arlington", un sistema de misiles Patriot, y cuatro bombarderos estratégicos B-52 con capacidad nuclear.

Esta ha sido la respuesta estadounidense a distintos actos de sabotaje registrados en aguas del golfo Pérsico y a la amenaza del Gobierno de Irán de bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial.