«Vi cómo la tierra se abalanzaba sobre mí»

Un devastador terremoto deja más de 200 muertos en Pakistán, Afganistán e India

Heridos reciben atención médica en el aparcamiento de un hospital en Abbotabad
Heridos reciben atención médica en el aparcamiento de un hospital en Abbotabad

Un día después de que se cumplieran seis meses del terremoto que el pasado abril causó en Nepal casi 9.000 muertos, otro seísmo de 7,5 grados de magnitud en Afganistán y Pakistán dejaba más de 200 fallecidos.

Un día después de que se cumplieran seis meses del terremoto que el pasado abril causó en Nepal casi 9.000 muertos, otro seísmo de 7,5 grados de magnitud en Afganistán y Pakistán dejaba más de 200 fallecidos. No obstante, la cifra de muertos podría aumentar en los próximos días porque las comunicaciones están cortadas en gran parte de la región montañosa remota de Hindu Kush. El epicentro del seísmo se sitúa cerca de Jurm, según el servicio geológico de Estados Unidos (USGS). Situada a unos 250 kilómetros al norte de Kabul, Hindu Kush es una zona montañosa escasamente poblada, que forma parte de la cordillera del Himalaya y compartida entre Afganistán y Pakistán.

El temblor, que duró casi un minuto, sacudió edificios de Kabul, Nueva Delhi e Islamabad. Gran parte de la capital afgana quedó sin electricidad después del seísmo según confirmó a LA RAZÓN Husein Abdala, un vecino de Kabul. «Las casas temblaron, las paredes se agrietaron y los vehículos rodaron por las calles», detalló Abdalá, antes de agregar que el servicio telefónico permaneció cortado durante horas. «Ví cómo la tierra se abalanzaba sobre mí», dijo otro testigo a la a BBC. En el noreste de Afganistán, al menos 23 personas murieron y alrededor de 130 resultaron heridas. La mayoría de los muertos registrados hasta el momento se concentran en las provincias de Nangarhar y Takhar. En esta última, 12 niñas murieron y 35 resultaron heridas en el momento de evacuar la escuela. El terremoto se sintió también en las principales ciudades paquistaníes, entre ellas Lahore, Islamabad, Rawalpindi, Peshawar y Quetta. Medios locales paquistaníes indicaron que al menos 38 personas fallecieron en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, la más afectada por el terremoto. «Estaba rezando cuando el gran terremoto agitó mi casa. Salí en estado de pánico», dijo aún en estado de «shock», Munir Anwar, residente en la localidad de Liaquat Pur, en la provincia oriental de Punjab, en Pakistán.

En el Hospital Lady Reading de Peshawar, capital provincial de Khyber, unos 100 heridos fueron ingresados, mientras que en la región de Swat al menos 194 personas fueron trasladadas a centros médicos. Cuarenta minutos después del primer terremoto, se informó de una primera réplica de magnitud 4,8 en la misma zona del noroeste de Pakistán. El primer ministro, Nawaz Sharif, declaró el estado de emergencia y ordenó la movilización de todas las Fuerzas de Seguridad.