Una tragedia previsible

Testigo Directo. Los políticos deberán abordar los malos datos que arrojará el informe de seguridad vial de 2015

La Razón
La RazónLa Razón

-¿Considera que esta tragedia podría haberse evitado?

-Todavía no cuento con toda la información para poder manifestarme en este sentido. Lo que sí está claro es que se trata de una vía peligrosa y, curiosamente, de reciente construcción, ya que se construyó en 2011. En este momento los franceses estamos conmocionados por lo que ha ocurrido, ya que hay muchas víctimas mortales. Se trata del segundo accidente de carretera más grave que ha tenido lugar en Francia, después del que se produjo en 1982 en Beaune.

-¿Pudo haber negligencia por parte de los conductores o se trata simplemente de una carretera mal diseñada?

-Mire, en este momento todo el mundo está subrayando la habilidad del conductor del autobús. Aquí todo el mundo le ve como un héroe porque pudo salvar la vida de algunas personas.

-¿Cuánto tiempo tardaremos en conocer la versión oficial de lo ocurrido?

-La investigación durará mucho tiempo. En este momento lo principal es la identificación de los cuerpos. La mayoría de ellos, a última hora de la tarde seguían en el interior del autobús. Está previsto que hoy por la mañana comiencen las tareas de identificación.

-¿Qué consecuencias políticas puede tener este accidente?

-Más que este accidente en concreto, lo que tendrá impacto en los políticos será el informe de seguridad vial en Francia en 2015, que no son nada buenas. En 2014, 3.384 personas perdieron la vida en la carretera. Este año, no serán mejores.

*Periodista del periódico francés «Sud Ouest»