Xi Jinping utilizará su influencia en Pyongyang para presionar a Trump

Xi Jinping y Kim Jong Un se saludan en la última jornada del viaje del dirigente chino
Xi Jinping y Kim Jong Un se saludan en la última jornada del viaje del dirigente chino

Los medios norcoreanos han querido dar buena cuenta de la visita al país del presidente chino, Xi Jinping. Ayer, las imágenes y vídeos publicados trataron de mostrar a sus ciudadanos la inquebrantable relación entre su líder, Kim Jong Un, y el mandatario chino. El objetivo de Pyongyang, reforzar los lazos con su principal socio comercial; el de Pekín, dar un espaldarazo a Kim para jugar esa baza en la reunión que Xi mantendrá en Japón la próxima semana con el presidente norteamericano, Donald Trump.

Tras una visita de Estado de dos días en la que Kim agasajó a su homólogo chino con viajes en limusina o asistiendo a uno de los característicos «Juegos de masas», Xi tomó ayer por la tarde el avión de vuelta a Pekín con los deberes hechos. Según explicó, Pekín y Pyongyang acordaron que la solución al problema nuclear de la península de Corea debe continuar por la vía pacífica del diálogo y elogió los esfuerzos de Corea del Norte por lograrlo. El presidente chino volvió a recalcar que trabajará para lograr la desnuclearización de la península coreana y que apoyará al régimen para lograr un tratado de paz que ponga fin oficialmente a la Guerra de Corea (1950-53) y dé garantías de seguridad a Pyongyang

Con esa postura, Xi se erigía en el mediador entre Kim y Trump después de que la última cumbre entre ambos terminara en fracaso y las conversaciones quedaran estancadas. Ahora, se espera que ese papel de Xi se ponga de manifiesto en su encuentro con Trump y le sirva como baza negociadora en la guerra comercial que tienen abierta las dos mayores economías del mundo. Además, el hecho de haber estrechado la relación entre los dos países comunistas –Kim ha viajado en cuatro ocasiones a China desde 2018– refuerza su influencia en una región en la que Estados Unidos también compite por estar cada vez más presente.

Para diversos analistas como Jeung Young Tae, director del Instituto de Estudios de Corea del Norte en Seúl, la visita ha mostrado el respaldo de China a Kim en el proceso. «Xi dice que ayudará a Kim a resistir la presión de EE UU. Y le pide que se atenga a sus demandas», aseguró a la agencia AFP. Para ello, los dos líderes acordaron promover una comunicación estratégica estrecha y fortalecer la cooperación en todos los campos, según publicó la agencia norcoreana KCNA. En palabras de Kim, la visita de Xi –la primera de un líder chino en 14 años– fue una oportunidad para demostrar «la inmutabilidad e invencibilidad de la amistad RPDC-China ante el mundo».