Me trataré como una reina

Mañana es el día mundial de la abeja. Los expertos alertan sobre la desaparición de este insecto, que, por si no lo sabías, tienen un papel fundamental para garantizar la agricultura y mantener el equilibrio de los ecosistemas por su actividad polinizadora. Son consideradas las centinelas frente a las amenazas ambientales, pues son muy sensibles ante las agresiones al ecosistema.

Y si desaparecieran, ¡qué haríamos nosotras sin la miel, la jalea real, incluso sin su veneno, si son el elixir anti edad por excelencia y el gran revitalizador de la piel! Llevo tiempo apoderándome de joyas que reflejen la luz de mi piel y endulzando mi «look», y una de mis favoritas es la marca Nuxe, creada por Aliza Jabès, que, guiándose por sus sentidos y curiosamente por un afortunado fallo de formulación, dio con uno de los productos estrella de la marca, el bálsamo de labios Rêve de Miel... ¡Simplemente maravilloso! Otra marca que siempre me gusta por su innovación es Guerlain. Guerlain y las abejas van de la mano desde hace 165 años.

Ya en 1840 lanzó la Pâte d’Amande au Miel, el primer tratamiento de belleza para la piel. Cuando necesito parar de la vorágine diaria y calmar mi mente, me regalo cinco minutos que aprovecho para aplicarme 3 gotas del aceite facial de juventud de Abeille Royale de Guerlain, una mezcla de miel de la abeja negra de Ouessant y jalea real exclusiva, haciendo que mi piel se alise e ilumine de forma automática. ¿Y sabéis que ocurre? Que me siento como una reina.