Alejandra de Hannover repite el «efecto Pippa»

La hija menor de Christian acapara todas las miradas en su matrimonio con Alejandra de Osma, en el que fue dama de honor.

Alejandra, a la entrada de la iglesia junto a su cuñada, Sassa de Osma

La hija menor de Christian acapara todas las miradas en su matrimonio con Alejandra de Osma, en el que fue dama de honor.

Quién puede olvidar aquella imagen de la esbelta Pippa Middleton sosteniendo la cola del traje de novia de su hermana, la duquesa de Cambridge, a la entrada de la Abadía de Westminster. La mayor de las Middleton y su elegantísimo vestido de Alexander McQueen acapararon entonces las miradas y los titulares. Ahora sucede algo parecido tras la boda de Alessandra de Osma y Christian de Hannover este fin de semana en Lima. La joven Alejandra de Hannover, medio hermana del novio, era una de las damas de honor del enlace y su presencia tampoco pasó desapercibida. Llegó a la basílica de San Pedro junto a su cuñada sosteniendo la larga cola del vestido de Jorge Vázquez y rápidamente los focos de los paparazzi se centraron sobre ella.

Con un mini vestido blanco con flores en rosa y negro y sandalias doradas, Alejandra, que cumplió 18 el pasado julio, fue una de las más elegantes de la tarde. De hecho, estuvo entre las mejor vestidas en las tres jornadas que los novios organizaron para celebrar su matrimonio. El sábado, por ejemplo, en la cena de gala en el Museo Pedro de Osma, Alejandra volvió a deslumbrar con un traje negro con bordados en dorado y transparencias de la rodilla para abajo.

La hija menor de Carolina de Mónaco, fruto de su matrimonio con Ernesto de Hannover, asistió al enlace junto a su novio, Ben Strautmann, hijo de banqueros alemanes y jugador de baloncesto, con el que mantiene una relación desde hace alrededor de un año. Como su madre y su hermana Carlota, la princesa es amante del mundo de la moda, por lo que no es raro verla en los desfiles de Chanel, Saint Laurent o Giambattista Valli en París.

Todos los títulos nobiliarios

Nacida en Austria pero criada en Mónaco, habla alemán, inglés, francés, español e italiano y es una gran deportista. De sus cinco hermanos –los tres Casiraghi, Andrea, Pierre y Carlota, y los dos Hannover, Ernesto y Christian–, es la que más títulos nobiliarios acumula y, aunque no está en la línea de sucesión al trono monegasco por no ser católica, sí ocupa un puesto en la sucesión británica porque su padre desciende del rey Jorge III de Reino Unido,