Belén Esteban denunciará a Toño Sanchís por lo penal

La batalla judicial no ha hecho nada más que empezar, ya que uno y otro se amenazan con demandas colaterales

Tras su ruptura profesional, ambos están decididos a no verse más que en los juzgados
Tras su ruptura profesional, ambos están decididos a no verse más que en los juzgados

Donde hubo cariño, ya sólo existe odio. Belén Esteban y Toño Sanchís van a llevar sus diferencias judiciales hasta las últimas consecuencias. Y, según personas cercanas al entorno de la de San Blas, «quiere ver a ese hombre en la cárcel».

Donde hubo cariño, ya sólo existe odio. Belén Esteban y Toño Sanchís van a llevar sus diferencias judiciales hasta las últimas consecuencias. Y, según personas cercanas al entorno de la de San Blas, «quiere ver a ese hombre en la cárcel. Le ha hecho tanto daño, no sólo en el aspecto económico, sino también en lo personal, que desea ir a por todas contra él. Se acabaron los sentimentalismos». En unas semanas se conocerá la sentencia del juicio civil de reclamación de cantidades que Belén pide a la agencia de servicios Lorant S. L., encargada de gestionar sus contratos y cuya administradora es Lorena Romero, casada con Sanchís, aunque éste maneja la sociedad desde la sombra. La tertuliana solicita casi 500.000 euros por trabajos realizados y no cobrados, así como el pago de las costas. En principio, todo parece indicar que la sentencia le será favorable. Pero el enfrentamiento no ha hecho más que empezar, ya que ambas partes piensan seguir demandándose en los juzgados. Esteban, por la vía penal, porque pretende acusar a su ex mánager de estafa y falsificación de documentos, puesto que éste suplantó su firma en determinadas cuentas corrientes y contratos; y Sanchís, por falsedad, intromisión en su honor y en el de su familia. No soporta lo mal que lo han pasado los suyos desde que se destapó el brusco distanciamiento entre los dos. Ni perdona lo que sus cuatro hijos han tenido y aún tienen que aguantar en el colegio, con algunos compañeros mofándose de sus padres, o el desasosiego de sus progenitores ante tanta polémica. Él culpa a la «princesa del pueblo» de todo y sigue defendiendo «mi inocencia». Hace unos días incluso aseguró que «puede haber sorpresas y nuevas demandas, entre ellas, una contra esa señora».

► La verdadera venganza

Belén Esteban se ríe en privado de las amenazas y prepara junto a sus asesores fiscales y abogados la verdadera venganza. El juicio del pasado día 30 en Torrejón de Ardoz no fue más que un adelanto de lo que está por llegar. Y si Toño acusa a la colaboradora de «Sálvame» de haber hecho daño a su entorno, ella contraataca con argumentos y afirma que es él quien ha denigrado tanto a su hermano Paco, como a sus padres y a ella misma desde el momento en el que dejó entrever que existe una hermana secreta y que ella le había sido infiel a Jesulín de Ubrique antes de quedarse embarazada de Andrea. Hasta dio a entender que el torero podría estar reservando una exclusiva contra ella cuando Andrea cumpla 18 años en julio.

Además, como ya adelantó en exclusiva LA RAZÓN, aún está sin publicar la biografía que Sanchís prepara sobre Belén y que podría levantar ampollas al descubrir aspectos desconocidos de su vida. Éste sería ahora mismo el mayor temor de Belén de cara al futuro porque el representante conoce los secretos más íntimos de la mujer que durante nueve años le trató como a un hermano. Amigos de Esteban aseguran que el equipo jurídico de la hoy vecina de Paracuellos tiene un dosier de más de quinientos folios que demuestran las actuaciones presuntamente irregulares sobre la relación profesional mantenida entre ambas partes, y Belén no va a dar marcha atrás.

Un miembro del equipo de «Sálvame», que mantiene una relación muy cercana con ella, adelanta que «el proceso va para largo y las pruebas son contundentes. Nadie entiende que Toño diga ahora que está preparando varias demandas. No tiene argumentos ni una base sólida que las sostengan. Parece una huida hacia adelante, el pataleo de quien sabe que lleva todas las de perder». Belén esconde sus cartas cuando asegura que «lo único que quiero es que esto acabe lo antes posible. Confío totalmente en la Justicia y me apoya la verdad».

Las intenciones son claras y contundentes. Y su círculo más íntimo está de acuerdo con que se inicie el proceso penal. La propia madre de Esteban, Carmen, la anima para que no se achique y continúe adelante, y Belén siempre ha seguido sus consejos. Tiene incluso el apoyo de sus compañeros de programa.

Si la sentencia de este primer juicio es favorable a Belén, podrían existir dos opciones: que ejecute el embargo preventivo que pesa sobre la casa familiar de Sanchís y que ésta salga a subasta pública; o que lleguen a un acuerdo para hacer efectivas las cantidades en varios plazos, ya que Toño no tiene nada a su nombre. Dos antiguos empleados de Lorant, Agustín Etienne, ex socio de Sanchís, y María José Verdú, ex secretaria del mánager, conocen a fondo los entresijos de la empresa y podrían ser testigos clave en futuras vistas judiciales declarando del lado de Esteban.

Tras el juicio del pasado martes, los representantes de la demandante se mostraron optimistas aunque discretos «porque queremos que el juez haga su trabajo. Toda la documentación está presentada y hay que esperar a que se dicte sentencia». Otra persona afirma que «las pruebas son tan evidentes que no dejan lugar a dudas». Aunque Sanchís asegura sentirse tranquilo, la procesión va por dentro. Uno de sus íntimos revela que «no las tiene todas consigo, en el fondo sabe que la cosa está muy difícil para él, pero no quiere demostrar signos de flaqueza ni de debilidad. Intenta mantenerse calmado y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos».