Blanca Cuesta: «Los peques crecen y puedo enfocarme en la pintura»

La esposa de Borja Thyssen se unió ayer a Pedro Sandoval y Rossy de Palma, entre otros, para apoyar una iniciativa a favor de Mensajeros de la Paz.

De izda. a dcha., Rossy de Palma, Marisa Nufrio y Blanca Cuesta
De izda. a dcha., Rossy de Palma, Marisa Nufrio y Blanca Cuesta

La esposa de Borja Thyssen se unió ayer a Pedro Sandoval y Rossy de Palma, entre otros, para apoyar una iniciativa a favor de Mensajeros de la Paz.

Marisa Nufrio, dueña de la clínica dental Smylife de Madrid, está acostumbrada a recibir en su despacho cada día a actores, artistas y celebridades de todo tipo que vienen buscando la sonrisa perfecta (de hecho, durante esta entrevista el presentador Risto Mejide y su esposa, Laura Escanes, llegaron para una sesión de consulta). Pero anoche la sala de recepción de la clínica se llenó más que nunca de personalidades que celebraban la tercera edición de Smylife Collection Beauty Art III. Se trata de una iniciativa benéfica que la empresaria ideó junto al artista Pedro Sandoval para recaudar fondos a favor de la fundación Mensajeros de la Paz, del padre Ángel. Cada año eligen a una veintena de personajes famosos y artistas y les piden que intervengan una misma pieza, una estatua del torso de venus. Las exponen en la clínica y más tarde son subastadas a beneficio del citado organismo.

Este año participaron el propio Sandoval, que además es el comisario de la muestra, y una serie de artistas reconocidos como Lita Cabellut, Daniel Parra –que dedica la suya a la Gran Vía– y Antonio Vigo. También han creado las suyas propias Rossy de Palma, Nicolás, el hijo de José Coronado –que recubrió la suya con un poema de Pablo Neruda–, el diseñador Jorge Vázquez, Cristina Bergoglio, sobrina del Papa Francisco, y Blanca Cuesta. Todos ellos, a excepción de Cabellut, estuvieron ayer en la inauguración de la exposición que queda abierta al público en Smylife (Calle Ortega y Gasset, 55) hasta octubre. Otros famosos también mostraron su apoyo a la iniciativa, como Mónica Pont, Mabel Lozano, que asistió junto a Rossy de Palma, el torero Miguel Abellán, Kike Calleja y Curi Gallardo.

La más cotizada

La esposa de Borja Thyssen ha participado en esta iniciativa desde su primera edición. Además, la pareja apoya a Mensajeros de la Paz hace ya varios años. «Todos los que le conocemos le queremos mucho y admiramos su gran labor humanitaria», dice Blanca sobre el padre Ángel. «Por eso es fácil echarle una mano. Él tiene las maneras y los contactos y lo que nosotros hacemos a su lado es solo poner un granito más», afirma Cuesta, que asistió sin su esposo. En la primera edición del evento, su venus fue la que más éxito tuvo: la compró Miguel Abellán por 7.500 euros. El año pasado, la de Sandoval fue la más cotizada y se vendió por 4.700. «Para mí el mayor reto siempre ha sido que en vez de tratarse de un lienzo debo pintar sobre una escultura. Pero precisamente eso hace que le ponga más ilusión e imaginación», comenta, y explica que si el año pasado se inspiró en Frida Kahlo para crear su venus, en esta ocasión es «una obra que me evoca mucho el océano y las olas. Se llama “Afrodita”, una venus del mar».

Cuesta confiesa que compagina su trabajo de artista con su faceta como madre de sus cuatro hijos, los varones Sacha, Eric y Enzo y la única niña, Kala. «A medida que los peques van creciendo me resulta más fácil volver a enfocarme en mi taller». Aunque añade que en verano «dedicaré el tiempo sobre todo a los niños, pero en septiembre, como todo el mundo, retomaré nuevos proyectos y trabajos que se podrán ver en la galería de David Bardía». El pasado abril participó en una exposición colectiva en dicho espacio, donde podían adquirirse sus cuadros por alrededor de 9.000 euros.