Dulceida: «No he eclipsado a Sara Carbonero»

La catalana se ha convertido en la primera bloguera española en lanzar su propia fragancia.

La «it girl» presentó ayer en Madrid su perfume «Mucho Amor by Dulceida»

La catalana se ha convertido en la primera bloguera española en lanzar su propia fragancia.

Lo ha vuelto a hacer. El poder de atracción de Aida Domenech, más conocida como Dulceida, quedó ayer demostrado –una vez más– en el 61 de la madrileña Gran Vía, donde sus fans se dieron cita para no perderse la última de la ya coronada como reina española de Instagram: la presentación de «Mucho Amor By Dulceida», su primer perfume. Lo ha llamado así porque, según contó esta catalana de 27 años a LA RAZÓN, «soy muy cursi y necesito estar enamorada y acompañada siempre». De ahí que, pese a contar con casi dos millones de seguidores en la citada red social y a que se la rifen las marcas, tenga miedo a la soledad: «Sin mi pareja y los míos, no existiría».

Dulceida pasará a la historia no sólo por dar nombre a un festival de moda propio, el «Dulceweekend», sino también por ser la primera bloguera española en lanzar su propia fragancia, aunque asegura que ni le gusta ni persigue ser pionera en nada. Para muchos lectores de este periódico quizá sea hoy también la primera vez que oigan hablar de ella y que se pregunten a qué debe su fama: «Soy “influencer”, alguien que básicamente comparte su vida y su pasión por la moda en las redes, mediando en la opinión de quienes me siguen a la hora de comprar ropa o pintarse los labios», explica quien empezó compartiendo fotos en un blog y que hoy cuenta con un canal en YouTube, «Dulceida.tv», donde sus vídeos alcanzan el millón de espectadores en apenas segundos. Fue el caso de los que publicó para dar a conocer su bisexualidad y la pedida de mano de su novia, Alba, con la que se casó en septiembre: «Creo que al hacerlo público ayudo a los que se sienten como yo, en contra de quienes piensan que lo hago por dinero, cuando incluso rechacé exclusivas por mi boda».

Sacrificio

Pero lo cierto es que, desde que se han convertido en la pareja «instagrammer» del momento, las ofertas se les duplican y han podido cumplir su sueño de comprar un piso en Barcelona. Quienes la siguen se preguntan si ya le ronda la idea de la maternidad, algo que le apetece, pero que reserva para los 34, porque «aún me asusta». En cambio, la frase «mamá, quiero ser “influencer”» no le da miedo e incluso sería mentora si su hijo siguiera sus pasos, aunque «esta profesión no consiste en viajar gratis y en que te regalen ropa; es muy sacrificada y te enfrentas a personas que no siempre dicen la verdad».

Después del perfume, baraja escribir un nuevo libro, ya que el primero, «Dulceida. Guía de estilo» (Cúpula), fue un éxito. Pese a quienes afirman, por su último trabajo televisivo, que ha eclipsado a la misma Sara Carbonero, lo desmiente y explica que «somos súper diferentes» y que, a diferencia de la presentadora, «no me siento cómoda ni capacitada para leer un guion». Algo que contrasta con su sueño de ser actriz, si bien aún ve lejos pisar la alfombra roja de los Goya, que este año considera que ha sido «un poco floja en estilismos y donde la única que ha deslumbrado ha sido Amaia Salamanca». Admira también a Blanca Suárez y le obsequiaría con un frasco de «Mucho Amor», algo que no daría a Donald Trump: «Nunca le regalaría nada bueno».