Actualidad

El artículo de Lomana: Jugarse hasta la vida

Hay viernes en los que cuando me pongo delante del ordenador no tengo idea de lo que voy a escribir y otros, como hoy, en que se me amontonan las noticias y la información. Hace tiempo que no encuentro a nadie a quien admirar en las portadas de los periódicos, hay muchos truhanes, charlatanes, cara duras y falsos caudillos que nos hacen sentirnos nada orgullosos de nuestro país. En los últimos años la vida pública española solo se ha nutrido de gente de pésima calidad. Mediocres, corruptos o extremistas. En este contexto viscoso y espeso aparece Ignacio Echeverría. Es un personaje compensatorio que nos reconcilia y sube nuestra estima de españoles. Su muerte es espantosa y nos ha afectado a toda la nación, pero sentimos que por fin tenemos un Quijote. La esencia de lo que entendemos por un caballero español. Queremos depositar sobre este hombre una representación colectiva de lo que nos gustaría ser, representación que él nunca imaginó cuando se dejó arrastrar por el instinto de un valiente. Es un ejemplo de coraje civil, de la existencia de héroes civiles cuyo vacío en la vida pública ansiamos llenar para no pensar en cuán bajo se ha caído. Desde Bárcenas hasta Pujol, desde Torres hasta Granados. Hay un pensamiento que no puedo quitarme de la cabeza estos días: ¿Y si a Ignacio Echeverría le hubiese matado de un tiro por error la Polícia inglesa y por eso su familia no puede ver el cadáver ni darán ningún tipo de explicación sobre su fallecimiento hasta hoy, cuando ya han pasado las elecciones? No me gusta Teresa May.

Publicidad

Sorpresa rosa

Y hablando de asuntos que te dejan en «shock», la película de Eduardo Casanova, «Pieles», me ha tenido así durante varios días. No puedo expresarles con claridad lo que vi. Hay una cosa que tengo clara: es tan horrible como bonita. Si eres capaz de superar los primeros diez minutos de filme ya superas todas las barreras. A nadie dejará indiferente. Sin embargo, él, al que todos conocéis por la serie «Aída», es capaz de transformar las ideas más brutales en una película llena de magia en la que lanza al espectador muchos mensajes relevantes. Es una propuesta muy arriesgada, envuelta en una estética y decoración rosa habitada por seres monstruosos pero muy humanos. Finalmente descubres que estos seres que transgreden todo lo imaginable tienen los mismos problemas y miedos que los que estamos dentro de unos cánones normales. Los actores protagonistas –impresionantes– son Ana Polvorosa, Carmen Machi, Macarena Gómez, Candela Peña y Jon Kortajarena. Les recomiendo «Pieles» como una película interesante y que te revuelve por dentro, pero no para un plan de familia un domingo por la tarde. Tampoco si tienen un día de esos raros. Yo me enfrenté a ella sin tener ni idea de lo que iba a ver, más bien pensando en un tema de amor y lujo, ya que el «dress code» del estreno pedía que fuéramos todos vestidos de rosa... Les dejo con la duda. Pero de lo que estoy segura es de que nos encontramos ante un nuevo talento de nuestro cine y desde aquí quiero felicitar a Casanova y a su equipo y, cómo no, a Carolina Bang, cómplice y productora de su primera película.

Este fin de semana necesito más que nunca desconectar, divertirme, enamorarme y sentir el maravilloso olor del verano, mi estación favorita, porque adoro el calor, la playa y el sol. Por eso y otras cosas más fui tan feliz en «Supervivientes».